AP
27 de septiembre de 2015 / 10:09 a.m.

España.- Los catalanes participan este domingo en una votación que podría colocar a la región nororiental en la senda de la independencia del resto de España o acallar las aspiraciones secesionistas durante años.

Partidarios de la secesión llevan años presionando para la celebración de un referéndum sobre la independencia, pero el gobierno central no lo ha permitido argumentando que sería inconstitucional porque una votación así solo puede convocarse desde Madrid.

"Hoy es una gran victoria para la democracia en Cataluña", dijo Artur Mas, presidente gobierno regional, quien ha encabezado la campaña a favor de una votación independentista.

En estas elecciones se elegirán los 135 miembros del Parlamento regional, con sede en la capital regional, Barcelona.

Pasado el mediodía, un 35 por ciento de los autorizados a votar habrán participado, 5 por ciento más que en la elección local pasada, informó el gobierno.

La portavoz del gobierno Meritxell Borras informó que los votos emitidos por correo postal de catalanes que viven en el extranjero también podrían tener un impacto importante en los resultados.

Los secesionistas sostienen que si logran los 68 escaños que dan la mayoría absoluta, el resultado les dará un mandato democrático para iniciar un proceso de separación de España que podría incluir una declaración unilateral de independencia.

El gobierno central de Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular, advirtió que empleará todos los recursos legales a su alcance para evitar la independencia catalana, una salida que según líderes europeos incluiría su expulsión de la Unión Europea.

A Madrid también le preocupa que si Cataluña se separa, esto afectará los débiles signos de recuperación económica que ha tenido España y donde el desempleo se ha mantenido en alrededor de 22 por ciento en los últimos años.