NOTIMEX
25 de abril de 2016 / 07:57 a.m.

Dallas.- Jesús Gerardo Ledezma Cepeda, de 59 años, y su primo José Luis Cepeda Cortés, de 58, serán enjuiciados este lunes por el asesinato de Juan Guerrero Chapa, un abogado ligado al cartel del Golfo, quien presuntamente dirigió de facto dicha organización.
Guerrero Chapa fue asesinado de varios balazos el 22 de mayo de 2013, cuando se encontraba dentro de su automóvil en el estacionamiento de un centro comercial de Southlake, un suburbio del noreste de Dallas, donde residía.

A casi tres años del homicidio, los mexicanos serán enjuiciados, acusados de conspiración para cometer homicidio y acoso interestatal, tras localizar en Estados Unidos a Guerrero Chapa y darle seguimiento por meses utilizando sofisticados equipos electrónicos para determinar sus movimientos y ubicación hasta su asesinato.

Un tercer acusado en el caso, Jesús Gerardo Ledezma Campano, de 32 años, hijo de Ledezma Cepeda, se declaro culpable del cargo de acoso interestatal y en un acuerdo con las autoridades aceptó declarar en contra de su padre y de su tío.

El juicio en la Corte Federal del Distrito Norte de Texas, en Fort Worth, podría mostrar parte de la forma en que operan los carteles de la droga, luego de que los abogados defensores de los dos acusados han sostenido que la víctima, Guerrero Chapa, operaba desde Estados Unidos como el jefe de facto del cartel del Golfo.

Los abogados han señalado en documentos interpuestos ante la Corte Federal que Guerrero Chapa heredó la jefatura del cartel, luego de que el exjefe del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, fue detenido y extraditado a Estados Unidos.

Cárdenas Guillén podría ser llamado a declarar como testigo de la defensa según un documento ante la Corte.

El exlíder del cartel del Golfo fue sentenciado en 2010 a una condena de 25 años de prisión por tráfico de drogas, lavado de dinero y amenazas de muerte a un agente federal y actualmente cumple su sentencia en una prisión federal de "máxima seguridad" en Colorado.

Guerrero Chapa fue originalmente el abogado de Cárdenas Guillén, pero después de la detención de su jefe se convirtió en el jefe de facto del cartel del Golfo, según los abogados de uno de los acusados en el juicio.

“Guerrero Chapa administraba una gran empresa criminal cuyas actividades se incluye asesinatos, tráfico de drogas, el secuestro, la extorsión, el soborno, el blanqueo de dinero y la tortura", de acuerdo con lo escrito por los abogados del acusado, en una moción en la que argumentan que la víctima tenía un "gran número de enemigos".

Según los documentos, Guerrero Chapa, quien tenía 43 años en el momento de su muerte, creía que estaba en peligro. Los abogados señalan además que éste residía en forma legal en Estados Unidos y era informante del gobierno de este país.

Los fiscales han dejado entrever que en el juicio tratarán de vincular a los acusados con otros homicidios. Las autoridades federales han documentado la forma en que los sospechosos dieron seguimiento por varios meses a varias personas en México que luego fueron encontradas asesinadas o que permanecen como desaparecidas.

Por sus diferentes aristas, se espera que el juicio, que será encabezado por el juez federal Terry R. Means, se prolongue por unas cuatro semanas.