19 de junio de 2013 / 01:43 p.m.

Edomex • A pesar de las denuncias de organizaciones civiles, autoridades del gobierno de Huehuetoca y del Instituto Nacional de Migración negaron que sus agentes hayan entrado al comedor San José durante una operación contra migrantes.

El delegado del INM en Edomex, Andrés González, señaló que la acción "no fue un operativo como tal", aunque intervinieron policías municipales; además, dijo que la redada se debió a una petición vecinal.

"La información que tengo es que jamás entraron a alguna propiedad y menos a los albergues", explicó el funcionario.

"Hay una denuncia ciudadana que ya se había dado desde hace un mes, de que teníamos vecinos centroamericanos migrantes en las inmediaciones de las vías. Ha generado un tema de inseguridad con los vecinos".

Pidió a los denunciantes comprobar el allanamiento de morada y, de ser así, “nosotros entablaremos el procedimiento jurídico administrativo contra el empleado del instituto".

En tanto, el secretario del ayuntamiento de Huehuetoca, Eduardo Barragán, defendió el operativo realizado a petición del INM, mediante el oficio DFEM//SCVM/1550/2013, en el que el subdirector de control, Ricardo Mejía, pidió a la Dirección de Seguridad Pública apoyo para una revisión migratoria. "Se tuvo el cuidado de que fuera una acción pulcra", dijo. También negó que los policías hubieran ingresado al albergue.

Sin embargo, dejó en claro que el municipio busca "mitigar la presencia de migrantes" y evitar que se convierta en un punto de conflicto.

En conferencia, explicó que se han recibido denuncias, en su mayoría verbales, contra la población migrante. "Se meten al patio, hostigan a las señoritas, orinan en la vía pública", comentó. En dos años de operación del albergue, el municipio ha detenido a cinco migrantes por faltas administrativas.

De acuerdo con el reporte oficial, se detuvo a 30 migrantes centroamericanos, de los cuales ocho son mujeres y tres, menores de edad.

A su vez, activistas del comedor, como Abdel Camargo y Adrián Rodríguez, advirtieron que continuarán su denuncia por este caso, ya que temen el inicio de una persecución.

"El único efecto de esta redada es que, por el temor de nuevos operativos, los migrantes estarán dispersos y eso los coloca en una situación más vulnerable, a merced de cualquier cosa", dijo.

ADRIANA ESTHELA FLORES Y DIANA MANCILLA