21 de marzo de 2013 / 04:23 p.m.

 La Cámara de Diputados inscribió el proyecto de reformas constitucionales en materia de telecomunicaciones como asunto a discusión en el orden del día de la sesión ordinaria de este jueves.

Al dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales se anexó un voto particular presentado por la fracción de Movimiento Ciudadano, que en su caso deberá ser admitido o rechazado por el pleno cameral.

Los legisladores de esa bancada promoverán, además, una moción suspensiva con la intención de aplazar la discusión y votación del proyecto.

A su vez, los grupos parlamentarios del PRI, PAN y PRD alistaban desde anoche alrededor de 40 reservas para discutir en lo particular diversos artículos y disposiciones.

El dictamen de reformas a siete artículos constitucionales (6, 7, 27, 28, 73, 78 y 94) fue publicado en la Gaceta Parlamentaria de hoy, después de darle el trámite de primera lectura durante la sesión plenaria del pasado martes.

El documento de 131 cuartillas mantiene sin modificación alguna el contenido de la iniciativa presentada el pasado lunes 11 por el presidente Enrique Peña Nieto y suscrita por los coordinadores parlamentarios del PRI, Manlio Fabio Beltrones; del PAN, Luis Alberto Villarreal; del PRD, Silvano Aureoles; y del PVEM, Arturo Escobar.

Considera, entre otros aspectos, la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), como un órgano autónomo encargado de otorgar y revocar concesiones, así como de limitar la concentración de frecuencias y ordenar la “separación contable, funcional o estructural” de agentes preponderantes.

Prevé la definición de tipos penales sobre prácticas monopólicas en el sector de telecomunicaciones, además de la creación de tribunales y ministerios públicos especializados en la materia.

Destaca la obligación de los actuales concesionarios y permisionarios de devolver los canales que les fueron originalmente otorgados, una vez que concluya la transición digital terrestre el 31 de diciembre de 2015.

Ello, con el fin de liberar y aprovechar el espectro de 700MHz para garantizar el acceso universal a la banda ancha.

El proyecto ordena licitar por lo menos dos nuevas cadenas nacionales de televisión y admite la inversión cien por ciento extranjera en empresas del sector telecomunicaciones, y hasta de 49 por ciento en radio y televisión.

Los concesionarios y permisionarios de televisión estarían obligados a facilitar gratuitamente sus señales de los operadores de televisión restringida (cable), a fin de que éstos puedan retransmitirlas.

Dichos aspectos están sujetos a las reservas que en su momento hagan las fracciones legislativas con la intención de modificar los términos del dictamen.

 — FERNANDO DAMIÁN E ISRAEL NAVARRO