18 de mayo de 2014 / 05:31 p.m.

Texas.- La inminente nominación del alcalde de San Antonio, Julián Castro, como nuevo secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del gobierno del presidente Barack Obama pondrá a prueba la capacidad del político de 39 años para navegar en Washington previo a las elecciones de 2016, dijeron demócratas de Texas.

Desde que en 2012 dio un importante discurso en la Convención Nacional Demócrata, la estrella de Castro ha ido en ascenso y su nombre frecuentemente es incluido entre los posibles candidatos a la vicepresidencia.

"Este es un paso importante para Julián", dijo a The Associated Press Henry Cisneros, ex secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés) con el presidente Bill Clinton y ex alcalde de San Antonio.

"Si en realidad tiene la capacidad de ser todo lo que puede, puede demostrarlo desempeñándose bien al frente de la agencia federal de vivienda", agregó el ex funcionario.

Sin embargo, la experiencia de Castro podría ser su mayor fortaleza.

Él y su hermano gemelo, el legislador demócrata por Texas Joaquín Castro, crecieron en el oeste de San Antonio en un vecindario mexicano-estadounidense de clase obrera. Fueron criados por su madre soltera, una importante activista de los derechos de los hispanos en las décadas de 1960 y 1970 y por su abuela, quien cruzó la frontera desde México siendo niña.

Si Julián Castro es nominado al HUD y confirmado por el Senado, sería uno de los funcionarios hispanos de más rango en el gobierno de Obama.

"Esto dice mucho. Él lleva consigo las esperanzas, sueños y oraciones de toda la población latina", dijo el legislador Pete Gallego, demócrata de Texas.

Gallego también opina que la nominación de Castro podría concretar un esfuerzo en Texas por convertir al estado de fuerte tradición republicana en un lugar donde los demócratas puedan competir.

Aunque ninguno de los dos Castro habla bien español, ambos conocen bien la política desde muy jóvenes porque su madre Rosie los llevaba a mítines y marchas. "Ella literalmente los educó en su regazo", dijo Cisneros, quien conoce a Rosie Castro.

Tras graduarse en las universidades de Stanford y Harvard, Castro regresó a San Antonio para convertirse, a los 26 años, en el concejal más joven de la ciudad.

Como alcalde, encabezó un programa preescolar aprobado por los electores, estableció un centro de asesoría para jóvenes de bachillerato que buscan ir a la universidad y comenzó a revitalizar algunos de los vecindarios más olvidados de San Antonio.

La nominación de Obama podrías ser también un símbolo pase de bastón.

En muchas formas, las historias de ambos se asemejan: ambos son de minorías, fueron criados por madres solteras, estudiaron leyes en Harvard y sus carreras políticas ascendieron rápidamente después de dar discursos clave en la Convención Nacional Demócrata.

AP