LILIANA PADILLA E ISRAEL NAVARRO
30 de junio de 2013 / 04:43 p.m.

Tijuana • Los integrantes del consejo rector del Pacto por México Santiago Creel y Jesús Ortega lanzaron una nueva advertencia al gobierno federal de que no habrá acuerdos si no es capaz de garantizar la actuación imparcial de los gobernadores priistas en los procesos electorales.

Los representantes de PAN y PRD coincidieron en que son los mandatarios estatales quienes revientan el agregado de dicho acuerdo, por lo que si el gobierno de Enrique Peña no puede ser un interlocutor confiable y no garantiza su cumplimiento, entonces no hay con quién dialogar.

"Si no tenemos interlocutores confiables del otro lado, es decir, del PRI-gobierno, tenemos que revisar los acuerdos que hemos llevado a cabo, porque sin interlocutores confiables no hay acuerdos que puedan valer y que puedan cumplirse", dijo el panista Santiago Creel.

Respecto a si fracasó el agregado, señaló: "No voy a dar calificación hasta en tanto no concluyan los procesos electorales, pero es claro que estamos dando una señal de alerta porque está en juego la democracia en 14 estados, y si está en juego, está en juego el diálogo político y si está en juego el diálogo político, está en juego el Pacto por México".

A su vez, el perredista Jesús Ortega sostuvo que "no hay claridad y certeza de las respuestas del gobierno federal para que los gobernadores del PRI no antepongan sus intereses miserables sobre los grandes objetivos de transformación del país que tiene el Pacto"."Parecería que se imponen los pequeños intereses de los gobernadores de hacer trampas para tener mayoría en el Congreso que les garantice la aprobación de su cuenta pública", refirió.

Urgió al gobierno federal establecer medidas "para meter al orden constitucional a los gobernadores, para que no metan la mano en el proceso electoral, y quienes ya la metieron, la saquen de manera inmediata".

Entrevistados en Tijuana, ambos indicaron que hay focos rojos en Aguascalientes, Sinaloa, Durango, Veracruz y Quintana Roo, aunque las denuncias de injerencia de gobernadores del PRI son generalizadas.

"Ahí está concentrada la atención, porque hemos visto que quieren revivir prácticas del siglo pasado, de un México no democrático, donde los gobiernos intervenían en las elecciones para utilizar recursos, incluso la fuerza pública para ganarlas", destacó Creel.

A una semana de las elecciones del 7 de julio, el panista afirmó que es necesario que el gobierno emprenda acciones inmediatas antes de la jornada electoral.

"Esto no puede constituir una calificación todavía, lo que si hemos visto es que hay disposición para atender los reclamos, pero de ninguna manera esas atenciones se han traducido en el remedio que hubiésemos esperado", agregó.