8 de enero de 2014 / 03:08 a.m.

Tokio.- Más de 900 personas en Japón han experimentado problemas de salud tras consumir productos congelados que muy probablemente contenían pesticida, según informó hoy la agencia Kyodo.

Las intoxicaciones se detectaron después de que la compañía nipona Aqlifoods anunciara a finales del pasado diciembre la retirada del mercado de una partida de 6,3 millones de alimentos congelados en los que se había detectado malatión, un fosfato orgánico utilizado como insecticida y antídoto contra los piojos.

Los más de 900 afectados han experimentado vómitos, diarreas y dolores intestinales tras ingerir algunos productos como pizzas y croquetas procesados por Aqlifoods, subsidiaria del gigante de los congelados Maruha Nichiro.

La alarma saltó durante el pasado noviembre después de que varios clientes reaccionaran ante el mal olor de los productos.

Tras el anuncio de la empresa, la policía puso en marcha una investigación y sospecha que el pesticida ha podido ser mezclado con la comida de manera intencionada, ya que esta sustancia no se usa en la fabrica de congelados y las dosis eran demasiado altas, tanto en la partida retirada como en anteriores remesas.

La mayor concentración hasta el momento se halló en un paquete de croquetas congeladas vendidas en la provincia de Aichi (centro del país) que contenían una dosis 2,6 millones mayor de lo aceptado, según reveló Aqlifoods.

Aunque en un principio se descartó que el contenido de malatión fuera muy dañino, la empresa de congelados ha reconocido ahora que un niño podría intoxicarse con tan solo comer una octava parte de una de estas croquetas contaminadas.

La compañía ha recibido de momento unas 460.000 reclamaciones de clientes desde que se destapara el escándalo y los responsables de Maruha Nichiro han conseguido retirar hasta ahora un total de 1,1 millones de paquetes de comida congelada, según la cadena pública NHK.

La Agencia japonesa de consumidores publicó la lista de productos de Aqlifoods que la compañía está retirando del mercado para alertar a las personas que hayan podido adquirir alguno de ellos.

Por su parte, el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar hizo un llamamiento a las autoridades locales para que informen a los ciudadanos sobre los alimentos contaminados.

EFE