Elia Castillo 
3 de septiembre de 2013 / 10:52 p.m.

 

Ciudad de México • El sindicato minero disidente aplaudió la actuación del presidente Enrique Peña Nieto ante la “intromisión” de organizaciones extranjeras en las políticas laborales de México.

 

El sindicato “Don Napoleón Gómez Sada” acusó a organizaciones extranjeras de entrometerse en los asuntos internos de México, a favor de Napoleón Gómez Urrutia.

 

En días pasados, representantes de la Confederación Sindical Internacional, IndustriALL Global Union y la Confederación Sindical de América, entre otras, pidieron al presidente, Enrique Peña Nieto y al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, “poner mayor atención en el ámbito de los derechos laborales de México y sobre todo, cesar la persecución política contra Gómez Urrutia”, quien se encuentra en Canadá desde 2006.

 

“México tiene sus leyes, y éstas tienen que respetarse y aplicarse contra cualquier sujeto que actúe fuera de la ley, y ese es el caso de Gómez Urrutia, quien defraudó a los mineros al apropiarse de los 55 millones de dólares del Fideicomiso Minero.

 

“Estas agrupaciones extranjeras no tienen derecho alguno a interceder por un prófugo de la justicia, eso es atentar contra los más de 20 mil mineros mexicanos defraudados por Gómez Urrutia”, sostuvo el secretario de la disidencia, Carlos Pavón Campos.

 

El líder sindical enfatizó su reconocimiento al gobierno federal por mostrarse “atento pero firme ante los lineamientos de aquellas agrupaciones extranjeras, al señalar que el caso de ‘Na-pillo’ se dirime en los juzgados de México”.