AP
7 de agosto de 2016 / 10:34 a.m.

TEHERÁN.-  Irán ejecutó a un científico nuclear que desertó a Estados Unidos en 2009 y que regresó a la república islámica un año después en circunstancias extrañas, confirmaron las autoridades el domingo, al reconocer por primera vez que detuvieron, juzgaron y condenaron en secreto al hombre que en cierto momento anunciaron como un héroe.

Shahram Amiri trabajaba para una universidad afiliada al Ministerio de Defensa de Irán cuando desapareció en 2009 mientras hacía una peregrinación religiosa a los sitios sagrados musulmanes en Arabia Saudí.

Reapareció un año después en una serie de videos en línea grabados en Estados Unidos. Posteriormente Amiri entró a la sección de intereses iraníes en la embajada de Pakistán en Washington y exigió ser enviado a casa.

En varias entrevistas, Amiri describió haber sido secuestrado y retenido contra su voluntad por espías saudíes y estadounidenses. En contraste, funcionarios de Estados Unidos dijeron que el científico iba a recibir millones de dólares por su ayuda para comprender el disputado programa nuclear de Irán.

Fue ahorcado en la misma semana que Teherán ejecutó a un grupo de milicianos, un año después de que su gobierno firmó un acuerdo sin precedentes para limitar el enriquecimiento de uranio a cambio de que Occidente le suspendiera sanciones económicas.

Hablando con periodistas el domingo, el portavoz del poder judicial iraní, Gholamhosein Mohseni Ejehi, dijo que Amiri fue hallado culpable de cargos de espionaje. Alegó que el científico "suministró al enemigo información vital del país".

Amiri tuvo acceso a información clasificada "y estuvo vinculado a nuestro hostil enemigo número uno, el Gran Satán", dijo Ejehi, en referencia a Estados Unidos.

Ejehi no explicó por qué las autoridades nunca anunciaron la condena de Amiri ni sus apelaciones fallidas posteriores. Aseguró que Amiri tuvo acceso a abogados.

"Él nunca se arrepintió y también trató de filtrar alguna información desde el interior de la prisión", dijo Ejehi, sin dar más detalles.

Las noticias sobre Amiri, nacido en 1977, eran escasas desde su regreso a Irán.

El año pasado, su padre Asgar Amiri dijo al servicio en lengua persa de la BBC que su hijo había estado detenido en un sitio secreto desde que regresó al país.

El martes, Irán anunció que había ejecutado una serie de criminales, describiéndolos principalmente como milicianos de la minoría curda del país. Entonces circuló una esquela de Amiri en su ciudad natal de Kermanshah, una ciudad a unos 500 kilómetros (310 millas) al suroeste de Teherán, anunciando un servicio en su honor y calificándolo de una "luna brillante" y una "joya invaluable".

Manoto —un canal privado de televisión por satélite con sede en Londres y que se cree que es administrado por quienes apoyan al expulsado shah de Irán— fue el sábado el primer medio en informar que Amiri había sido ejecutado.

El servicio en persa de la BBC también citó a la madre de Amiri diciendo que el cuello del cadáver de su hijo tenía marcas que parecían indicar que había sido ahorcado por el estado.