REUTERS
14 de noviembre de 2017 / 10:25 a.m.

ANKARA.-Los funcionarios iraníes pusieron fin a las operaciones de rescate, al afirmar que había pocas posibilidades de hallar más sobrevivientes del sismo que afectó el domingo partes del oeste de Irán y dejó al menos 530 muertos, informaron el martes medios estatales.

Los sobrevivientes, muchos de los cuales se quedaron sin hogar por el sismo de magnitud 7,3 que azotó pueblos y ciudades en una zona montañosa que comparte la frontera con Irak, combatieron el frío durante la noche y enfrentaban otro día sombrío el martes mientras buscaban agua y comida.

La cifra de 530 muertos, reportada por la agencia de noticias estatal IRNA, lo convirtió en el sismo más letal de Irán en más de una década. Miles de personas resultaron heridas y 30.000 viviendas fueron dañadas. Dos pueblos enteros quedaron destruidos.

El sismo ocurrió en la frontera entre Irán e Irak y provocó los mayores daños en Irán a pesar de tener su epicentro en el lado iraquí. Funcionarios iraquíes dijeron que siete personas murieron y 325 resultaron heridas en Irak, todos en las provincias kurdas del norte del país.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, llegó por la mañana al área afectada por el terremoto en la provincia de Kermanshah y prometió que el Gobierno "usará todas sus capacidades para resolver los problemas lo más rápido posible".

La televisión estatal informó que miles de personas ocupaban campamentos improvisados mientras que muchos otros pasaron una segunda noche a la intemperie por temor de más terremotos tras cerca de 193 réplicas.

La televisión local mostró imágenes de rescatistas buscando frenéticamente entre los escombros de decenas de aldeas inmediatamente tras el sismo, pero funcionarios iraníes dijeron que la probabilidad de hallar más sobrevivientes es extremadamente baja.

"Las operaciones de rescate en la provincia de Kermanshah han terminado", dijo en la televisión estatal el jefe de los Servicios Médicos de Emergencia de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

La máxima autoridad iraní, el ayatolá Alí Jamenei, ofreció sus condolencias el lunes y llamó a agencias del Gobierno a hacer todo lo que puedan para ayudar.

Irán está emplazado sobre grandes fallas geológicas y ha sufrido varios terremotos devastadores en los últimos años, incluyendo un sismo de magnitud 6,6 en 2003 que redujo a polvo la histórica ciudad sudoriental de Bam y acabó con la vida de unas 31.000 personas.

ilp