FERNANDO DAMIÁN
10 de junio de 2013 / 09:52 p.m.

Ciudad de México • El coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, calificó como un acto de irresponsabilidad el intento de algunos partidos de hacer uso político de los recientes hechos de violencia en la capital del país.

Llamó por ello a respaldar las acciones del Gobierno del Distrito Federal en materia de seguridad para agotar todas las líneas de investigación y resolver los casos de violencia registrados en los últimos días.

Después de que su homólogo panista Luis Alberto Villarreal afirmara que el secuestro de 11 jóvenes en la Zona Rosa y el asesinato de otros cuatro en un gimnasio de Tepito encienden los "focos rojos" y podrían generar una "ola de violencia" Aureoles reviró:

"La Ciudad de México está viva, en movimiento, activa, y sería una irresponsabilidad que por estos actos que se han dado en materia de violencia se diga que está en riesgo la seguridad o que estamos en focos rojos".

En un comunicado, el legislador perredista lamentó que con estas declaraciones se enrarezca el clima de tranquilidad que ha mantenido a la ciudad de México como una de las zonas del país más seguras y viables para la inversión.

Emplazó así a cerrar filas en torno al proyecto de izquierda en la capital para superar esta situación con éxito.

"Respaldar al gobierno del Distrito Federal es valorar todo lo que ha hecho el PRD y sus gobiernos para favorecer el bienestar social y el desarrollo de los ciudadanos", agregó.

Aureoles expresó en ese sentido su beneplácito por la estrategia de desarme voluntario que el gobierno capitalino, en conjunto con la Secretaría de la Defensa Nacional, ha emprendido para mantener la paz y la tranquilidad que a su juicio han caracterizado la vida de los capitalinos durante más de 15 años con los gobiernos del PRD.

El líder del PRD en la Cámara de Diputados exhortó a generar las condiciones idóneas para que las investigaciones concluyan con éxito.

Sostuvo que la capital del país es una de las ciudades más sólidas y con un respaldo social a los programas de la izquierda en materia de educación, deporte, cultura y convivencia familiar.