REUTERS
15 de mayo de 2015 / 09:40 a.m.

Bagdad.- Militantes de Estado Islámico izaron el viernes su bandera negra sobre el complejo del gobierno local en la ciudad iraquí de Ramadi, luego de invadir gran parte de la capital provincial en el oeste de Irak.

Los insurgentes atacaron Ramadi durante la noche usando seis coches bomba para llegar al centro de la ciudad, donde se ubica el complejo de gobierno de Anbar, dijeron fuentes policiales.

Los enfrentamientos continuaban el viernes en partes de Ramadi, unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad, y las fuerzas del gobierno seguían a cargo de un centro de control militar en el oeste de la ciudad.

Si Ramadi quedara completamente en manos de Estado Islámico sería un golpe estratégico para el gobierno del primer ministro, Haider al-Abadi, apenas seis semanas después de que el Ejército y milicias chiíes recapturaron la ciudad de Tikrit que estaba bajo el dominio de EI.

El grupo militante dijo que atacó el complejo del gobierno provincial de Ramadi y que tomó el control luego de "eliminar a los apóstatas" que permanecían en su interior.

La policía dijo que los militantes usaron una excavadora blindada para derribar los muros que bloqueaban el camino al Departamento de Policía contiguo al edificio del gobierno provincial y que volaron el vehículo cuando llegó al lugar.

Un vehículo militar cargado de explosivos tuvo como objetivo el Departamento de Educación y un tercer coche bomba fue detonado en la puerta de acceso oeste al edificio de gobierno en el centro de Ramadi.

En el oeste de la ciudad, tres coches bombas detonaron cerca del Comando de Operaciones de Anbar.

Ramadi ha sido disputada desde el año pasado pero los insurgentes renovaron su ofensiva en la ciudad en abril, ganando terreno en el norte y este. Fuentes en hospitales en Ramadi dijeron que al menos 11 personas murieron en el ataque.