AP Y REUTERS
2 de enero de 2017 / 08:13 a.m.

ESTAMBUL.- El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó el lunes la autoría de una balacera en un club nocturno de Estambul en Año Nuevo que causó 39 muertos y decenas de heridos.

La agencia de noticias Aamaq, vinculada a la milicia radical, dijo que el ataque fue perpetrado por un "heroico soldado del califato que atacó el club nocturno más famoso donde cristianos celebraban su fiesta pagana".

El hombre disparó con un rifle automático "en venganza por la religión de Dios y en respuesta a las órdenes" del líder del grupo, Abu Bakr al-Baghdadi.

Describió a Turquía como "el siervo de la cruz" y sugirió que el ataque fue una represalia por las acciones del ejército turco contra posiciones del grupo en Siria e Irak.

"Hicimos saber a la infiel Turquía que la sangre de los musulmanes que está siendo derramada en sus ataques aéreos y bombardeos de artillería se convertirá en fuego en sus territorios", señaló el comunicado.

Cerca de 500 a 600 personas estaban en el club Reina cuando ocurrió el ataque y algunos saltaron a las aguas del Bósforo para intentar salvarse. Testigos relataron que se escondieron debajo de las mesas mientras el agresor disparaba con un rifle automático.

Las autoridades creen que el agresor podría provenir de una nación del Asia central y sospechan que tendría vínculos con Estado Islámico, reportó el diario turco Hurriyet. La policía distribuyó una fotografía borrosa en blanco y negro del presunto atacante, tomada de las cámaras de seguridad del club.

Medios turcos publicaron este lunes que la policía ha detenido ocho personas relacionadas con el ataque.

La policía también encontró similitudes con el ataque al aeropuerto Ataturk en junio, que causó un elevado número de víctimas, e investiga si la misma célula de la milicia radical podría haber perpetrado ambos atentados.

En julio, Turquía vivió un fallido golpe de estado y en los últimos meses ha sufrido repetidos ataques, algunos atribuidos a Estado Islámico y otros reivindicados por militantes kurdos.

Funcionarios informaron que entre las personas muertas en el ataque había ciudadanos de Arabia Saudita, Marruecos, El Líbano, Libia, Israel e India.