25 de septiembre de 2014 / 02:11 p.m.

Bagdag.-Extremistas del grupo Estado Islámico ejecutaron públicamente a una abogada de derechos humanos en la ciudad iraquí de Mosul después de declararla culpable de apostasía en una improvisada corte islámica, informó la ONU.

 

Samira Salih al-Nuaimi fue sacada de su casa el 17 de septiembre después de supuestamente colocar mensajes en Facebook donde criticaba la destrucción de los sitios religiosos en Mosul. Su página en la red social al parecer fue borrada desde su deceso.

De acuerdo con la Misión de Asistencia de la ONU en Irak, al-Nuaimi fue juzgada en el llamado "tribunal de la sharia" por apostasía, después de lo cual fue torturada durante cinco días antes de que los extremistas la sentenciaran a ser ejecutada públicamente.

"Por torturar y ejecutar a una mujer, abogada y activista de los derechos humanos, que defendía en particular los derechos de sus compañeros ciudadanos en Mosul, el Estado Islámico sigue confirmando su naturaleza infame, combinando odio, nihilismo y salvajismo, así como un total desprecio a la decencia humana", dijo en un comunicado Nickolay Mladenov, enviado de la ONU a Irak, en referencia al grupo.

El grupo extremista capturó la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul, durante su rápido avance en el norte y oeste del país en junio, mientras las fuerzas iraquíes se desvanecían. Los extremistas ahora gobiernan un extenso califato en la frontera entre Irak y Siria, donde han impuesto una dura versión de la ley islámica y decapitan y masacran a sus oponentes.

En Mosul, que alguna vez fue una ciudad diversa, el grupo ha obligado a las minorías religiosas a convertirse al islam, pagar impuestos especiales o morir, haciendo que miles huyan. Los extremistas han impuesto un estricto código de vestimenta que hasta ahora incluso ha prohibido que se muestren los rostros de las maniquíes en las tiendas.

FOTO: APAP