reuters
28 de abril de 2015 / 01:04 p.m.

Beirut.- Miembros de Estado Islámico mataron al menos a 2 mil 154 personas fuera del campo de batalla en Siria desde finales de junio, cuando el grupo radical declaró un califato en el territorio que controla, dijo el martes una entidad que monitorea el conflicto.

Las muertes, en su mayoría de sirios, incluyen decapitaciones, lapidaciones y disparos en situaciones de no combate, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Reino Unido, e instó al Consejo de Seguridad de la ONU a actuar.

"Reiteramos nuestro llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que actúe urgentemente y detenga los asesinatos de hijos del pueblo sirio, a pesar de la sordera de los miembros ante los gritos de dolor del pueblo sirio", indicó en un comunicado.

Estado Islámico, que también controla zonas en el vecino Irak, es una filial de Al Qaeda y ha establecido sus propios tribunales en pueblos y aldeas para administrar lo que califica de ley islámica antes de proceder con las ejecuciones.

El observatorio, que realiza seguimiento del conflicto usando fuentes sobre el terreno, dijo que sus cifras incluyen a combatientes, civiles y también a 126 miembros de Estado Islámico que habían intentado salir del grupo o habían sido acusados de espionaje.

Los datos no incluyen a varios periodistas extranjeros que fueron decapitados ni al piloto jordano que fue quemado hasta la muerte, así que la cifra es incluso mayor, dijo el fundador del observatorio, Rami Abdulrahman.

Cientos de personas que se creen fueron capturadas por el grupo islamista suní permanecen desaparecidas, añadió Abdulrahman.