23 de julio de 2014 / 03:09 p.m.

Ginebra.- Los representantes de Israel y de la Autoridad Nacional Palestina se atacaron mutuamente durante la sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas con respecto al deterioro de la situación en la Franja de Gaza.

Al tomar la palabra primero el embajador de Israel, Eviatar Manor, respetando el orden del abecedario, dijo que el hecho de haber llamado a esta sesión especial y "en esta coyuntura particular, es un retorno a la reacción instintiva de este consejo cada vez que Israel se defiende a si mismo".

"Algunos de los miembros que convocaron a esta sesión no son ejemplo en la defensa de derechos humanos", dijo Manor en referencia a países como Rusia, China, Cuba y Venezuela, que han apoyado en esete mismo escenario las acciones del gobierno de Damasco contra civiles sirios.

Recordó que Hamas comenzó a lanzar cohetes a territorio israelí luego del secuestro y asesinato de tres adolescentes israelitas. "Israel trató de contenerse, pero después de 300 cohetes lanzados indiscriminadamente contra civiles no tuvimos otra opción que responder".

"Hamas comete crímenes de guerra cuando lanza sus cohetes y misiles de forma indiscriminada", dijo el embajador señalando que Hamas esconde sus armas y los puntos de lanzamiento de cohetes en residencias de civiles y escuelas en la Franja de Gaza.

En diez días Hamas ha lanzado más de dos mil cohetes contra civiles "esos son dos mil crímenes de guerra", afirmó.

"Este Consejo ha fracasado, este Consejo ha perdido el rumbo", consideró.

Este Consejo "no puede apoyar las acciones de Hamas que no es distinto a organizaciones terroristas como Al Qaeda, ISIS, Boko Haram y Hezbolá", sentenció.

Por su parte, al hablar como país concernido, el canciller de Palestina, Riad Malki, afirmó que los palestinos "somos propietarios de ese territorio y sufrimos desde 1948".

Condenó el bloqueo "inmoral" impuesto por Israel a la Franja de Gaza desde 2008 y llamó a la comunidad internacional a ejercer presión para "poner punto final a los ataques de Israel".

"Israel debe rendir cuentas por sus crímenes", sostuvo.

En tanto, aumenta la catástrofe humanitaria en Gaza, “qué espera Israel para poner punto final a su agresión".

Malki enfatizó que Israel es responsable del "castigo colectivo de un millón 800 mil palestinos".

Es urgente que Israel ofrezca garantías para no renovar sus agresiones contra Palestina "que seguirá arraigada a esa tierra".

"Ha llegado el momento de poner fin a la ocupación de Israel", urgió Malki, quien llamó la ONU y a la comunidad internacional a imponer al gobierno de Tel Aviv el respeto a las normas internacionales.

La ocupación y el bloqueo son "fuente de todas las violaciones que tienen lugar en Gaza", concluyó.

Desde que inició la ofensiva de Israel contra objetivos de Hamas en la Franja de Gaza han muerto más de 630 civiles palestinos, de ellos 147 niños, se calculan más de tres mil heridos y alrededor de 140 mil desplazados internos resguardados en escuelas e instalaciones de la ONU.

Como resultado de los ataques del ejército israelí han sido destruidos y dañados hospitales, ambulancias, escacean los medicamentos, equipo médico y además los residentes no tienen acceso al agua potable.

Al mismo tiempo, Hamas ha lanzado más de dos mil cohetes de forma indiscriminada hacia zonas en donde residen civiles en territorio israelí. Incluso el aeropuerto de Tel Aviv tuvo que restringir operaciones debido al alcance de los misiles.

Foto: Notimex

NOTIMEX