NOTIMEX
24 de agosto de 2015 / 09:30 p.m.

Dallas.- El aspirante republicano a la candidatura presidencial en Estados Unidos, Jeb Bush, buscó hoy congraciarse con los votantes hispanos al visitar McAllen, en la frontera de Texas con México, tras ser acusado de denostar a los hijos de los inmigrantes.

“Nací en Midland (Texas), crecí en Houston, amo el valle y estoy emocionado de estar aquí”, dijo Bush, en su primera visita de campaña a la frontera con México, donde ofreció una rueda de prensa en inglés y español.

Bush dijo sentirse orgulloso de estar casado con una mexicana estadunidense, al referirse a su esposa Columba, nacida en México, y de tener hijos mexicano-estadunidenses.

Bush, quien ha buscado mostrarse moderado en el tema de la migración, se defendió de las críticas de sus contrincantes políticos, por haberse referido la semana pasada a los hijos de los inmigrantes nacidos en Estados Unidos como “anchor baby” (bebé ancla).

Bush negó haber usado el término de manera despectiva, calificó de injusto que se le citara fuera de contexto, y dijo que se refería a las mujeres extranjeras que viajan a Estados Unidos exclusivamente para dar a luz y que sus hijos sean ciudadanos estadunidenses.

El término aludía a esa práctica, que calificó de fraudulenta y que pidió prevenir y sancionar, y agregó que “está más relacionado con asiáticos”.

Bush aseguró que apoya la 14 Enmienda Constitucional, que garantiza el derecho a la ciudadanía estadunidense a cualquier persona que nazca en este país.

En su visita a McAllen, Bush defendió su propuesta para impedir la inmigración ilegal mediante el reforzamiento de la vigilancia fronteriza, y ofrecer una vía para que millones de inmigrantes indocumentados en este país puedan legalizar su situación.

Bush negó que esta postura sea débil, como afirman sus rivales, en especial Donald Trump, quien encabeza las encuestas entre los aspirantes republicanos a la Casa Blanca y que calificó los planes del exgobernador floridense como una “amnistía”.

Bush calificó como “inviable” el plan de inmigración de Trump, que, dijo, no está basado en principios conservadores, pues costará miles de millones de dólares y causará fricción en las relaciones con México y otros países.

“Tienes que tener una estrategia mucho más profunda que la construcción de una cerca”, dijo Bush, refiriéndose al plan de Trump.

La visita de Bush a la frontera con México se da luego de que Trump realizará el mes pasado una visita similar a Laredo. Trump y Bush han sido los únicos aspirantes republicanos a la presidencia en visitar la zona.

Bush, al igual que Trump, planea sostener conversaciones privadas con autoridades locales para abordar los problemas de la seguridad fronteriza.