AP
14 de agosto de 2015 / 08:29 a.m.

Cuba.- El estadounidense John Kerry arribó el viernes a Cuba para encabezar la histórica ceremonia de izar la bandera de las barras en la flamante embajada de Washington en esta capital tras cinco décadas de rupturas.

Kerry completará con su presencia el protocolo que comenzó con una ceremonia similar el 20 de julio frente a la sede diplomática de la isla en Washington.

Con esta doble ceremonia se relanzan las relaciones diplomáticas bilaterales después del triunfo de la revolución cubana de 1959. A partir de entonces, Estados Unidos empezó a aplicar una política de sanciones cada vez más fuertes en el intento de provocar un cambio de sistema en la isla.

El viernes, día de intenso sol tropical por la mañana, todo estaba listo para el histórico momento luego de varios días en los que trabajadores realizaron obras y dieron mantenimiento al frente del edificio vidriado de siete pisos ubicado frente al Malecón de La Habana y casi bañado por las olas del mar.

Desde los balcones de los edificios cercanos se veían banderas gigantes de Cuba y algunas de Estados Unidos, y unas 200 personas se apostaron desde las siete de la mañana en el Malecón para ver la ceremonia.

"No me lo quería perder", dijo a la AP Marcos Rodríguez de 28 años, ingeniero de una empresa eléctrica y quien llegó con dos amigas.

Unos metros más allá se apostaron Sandra Escribano, de 17 años, y Daniel Matos de 18, quienes aseguraron que se habían levantado a las seis de la mañana para ser testigos de este momento histórico. Muchas personas trajeron sus sombrillas para protegerse del inclemente sol y otros, sobre todo jóvenes sacaban fotos y videos con teléfonos celulares

John Kerry
"Hablaremos de una forma muy directa sobre una especie de hoja de ruta hacia la verdadera y plena normalización", dijo Kerry". | AP

En una serie de entrevistas con prensa en español el miércoles, Kerry dijo que esta jornada haría avanzar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba a una serie de conversaciones concretas sobre temas como "aplicación de la ley, seguridad marítima, educación, salud, telecomunicaciones".

"Hablaremos de una forma muy directa sobre una especie de hoja de ruta hacia la verdadera y plena normalización", dijo Kerry.

El jefe de la diplomacia estadounidense viaja con una delegación integrada por funcionarios y personalidades como su negociadora con las autoridades cubanas de estos siete meses, la secretaria adjunta Roberta Jacobson, y senadores como Jeff Flake, Patrick Leahy y Barbara Boxer.

Varios líderes cubanoestadounidenses estarán presentes en la ceremonia.

"Tenemos relaciones diplomáticas, ahora podemos ponernos a trabajar de verdad", dijo Wayne Smith, un diplomático estadounidense retirado que fue testigo del cierre de la legación de su país en 1961, sirvió en Cuba durante la presidencia de Jimmy Carter y esta semana regresó a la isla para el acto del viernes.

Según informó la Cancillería cubana, por la parte cubana estarán al momento de izar la bandera la directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, contraparte de Jacobson en los diálogos que permitieron este relanzamiento diplomático.

Cuba
Esta constituye la primera visita en siete décadas de un diplomático estadounidense de su nivel. | AP

Aunque solo se quedará menos de 24 horas se espera que Kerry tenga una apretada agenda que contempla encuentros con su par cubano, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, con el cardenal Jaime Ortega y con líderes de la disidencia, que no serán invitados a la ceremonia oficial, sino por separado a una recepción en la residencia del encargado de negocios.

Esta constituye la primera visita en siete décadas de un diplomático estadounidense de su nivel, luego de que Edward R. Stettinius estuviera en la nación caribeña en marzo de 1945, bajo la administración del presidente Harry S. Truman.

Los presidentes Raúl Castro y Barack Obama sorprendieron al mundo entero el 17 de diciembre pasado al informar que comenzarían un proceso de relanzamiento de las relaciones diplomáticas de camino a una normalización de los vínculos.

Cuba aseguró que una regularización de los nexos no podría ser posible sin el levantamiento del embargo y la devolución de la Base Naval de Guantánamo que Estados Unidos retiene en territorio de la isla; Washington demandó por su parte a la nación caribeña pluralismo político y libertad de asociación.