28 de febrero de 2013 / 01:50 p.m.

El Comité Ejecutivo y los 300 concejales que participan en el 36 Consejo General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, determinaron nombrar a Juan Díaz de la Torre como sucesor de la maestra Elba Esther Gordillo en la presidencia de ese organismo sindical.

Juan Díaz de la Torre fungirá como presidente y como secretario general del SNTE, en tanto se realiza el nombramiento de quien ocupe el segundo cargo en importancia en la directiva de la organización, es decir, la Secretaría General.

Según participantes en el Consejo General, el cual reanudó actividades minutos antes de la media noche, la decisión se tomó para darle certeza legal al sindicato, luego de la aprehensión de Gordillo Morales.

Aseguraron que Díaz de la Torre cuenta con el respaldo de todos los concejales presentes en el encuentro, además de que era necesario nombrar a un presidente dado que es el único que ostenta la representación legal del SNTE.

Está decisión dio marcha atrás al acuerdo que una noche antes tomaron, cuando aprobaron la reforma estatutaria por la que se creó el Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación, que presidiría Elba Esther Gordillo, y refrendaron su solidaridad a la dirigente detenida por el presunto desvío de recursos del gremio.

Luego de mantenerse en receso por seis horas, tras el anuncio de la detención de Gordillo Morales en la primera hora del día, los agremiados aprobaron en pocos minutos la reforma estatutaria que se había propuesto en un Congreso realizado en octubre pasado en Quintana Roo, a fin de tener certeza jurídica sobre la dirigencia de la organización.

Encabezados por Díaz de la Torre, el SNTE declaró sesión permanente del 36 Consejo Ordinario, y en menos de una hora se presentó la redacción final de los nuevos estatutos y se aprobaron en votación unánime.

Tras declarar aprobados los nuevos documentos que rigen la vida interna del sindicato magisterial, el SNTE permitió la entrada de los medios de comunicación para fijar su postura sobre la aprehensión de la maestra Gordillo.

Entre gritos de “unidad, unidad”, y coreando el nombre de la lideresa, Díaz de la Torre expresó su respeto, solidaridad, lealtad y cariño a Elba Esther Gordillo, y solicitó que se haga justicia. El mensaje duró sólo unos minutos.

Hasta el cierre de la edición, los más de 300 representantes sindicales permanecían en Guadalajara, Jalisco, a la espera de que Díaz de la Torre, les indique la estrategia que seguirán y se estima que en los próximos días se pronuncien al respecto.

Algunos concejales consultados por Milenio, aseguraron que la postura se dará a conocer una vez que los representantes legales de Elba Esther Gordillo establezcan la estrategia de defensa y se dé a conocer el análisis que hagan de las acusaciones formuladas por la PGR.

 MARIANA OTERO-BRIZ/ENVIADA