AP
10 de octubre de 2016 / 10:20 a.m.

BOGOTA.- El presidente colombiano Juan Manuel Santos informó el domingo que donará los 925,000 dólares que dotan el premio Nobel de la Paz a las víctimas del conflicto armado de más de 50 años en su país.

El Nobel de la Paz "es de los colombianos, sobre todo de quienes sufrieron la guerra. Con mi familia decidimos donar el dinero a las víctimas", dijo el mandatario, citado por la oficina de prensa de la Presidencia.

Santos hizo el anuncio durante una visita al remoto poblado de Bojayá, el noroeste de Colombia, donde más de 70 personas murieron hace 14 años cuando guerrilleros de las FARC lanzaron un cilindro de gas relleno de explosivos a una iglesia.

Santos se presentó visiblemente emocionado en Bojayá, en el municipio del Chocó, dos días después de haberle sido otorgado el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para poner fin al conflicto.

El reconocimiento le fue otorgado a Santos cinco días después que los colombianos rechazaron en un plebiscito el acuerdo que el gobierno logró con la guerrilla de las Fuerzas Armadas de Colombia.

"Este Premio Nobel no es mío. Este Nobel es sobre todo de los millones de víctimas a lo largo y ancho del territorio nacional", aseveró el mandatario. Agregó que el reconocimiento internacional "es un mandato del mundo entero para que continuemos todos los colombianos buscando y consolidando esa paz que tanto anhelamos".

Santos participó en una plegaria eucarística en una iglesia de Bojayá, que fue oficiada por tres sacerdotes, entre ellos el párroco Antún Cuesta, sobreviviente de la tragedia de Bojayá.

El mandatario dedicó el galardón a los habitantes de Bajayá.

"Quise venir a compartirlo con ustedes, porque ustedes simbolizan el sufrimiento de las víctimas en 52 años de guerra, son el centro de la solución de este conflicto", dijo Santos a los familiares y sobrevivientes de la matanza de Bojayá. "Por eso vine aquí con mi familia, a dedicarles este premio a ustedes y a sus familiares fallecidos".

El 2 de mayo de 2002 un grupo de guerrilleros se enfrentó con paramilitares en Bojayá. En la incursión, los guerrilleros lanzaron un cilindro-bomba que cayó en la iglesia del poblado donde se habían refugiado algunos moradores. Al menos 74 de los habitantes del pueblo murieron y 53 resultaron heridos, de acuerdo con cifras de la Fiscalía. Las víctimas elevaron el número de fallecidos a 79.

El mandatario además elogió el compromiso con la paz de parte de las víctimas del conflicto.

"Las víctimas me han enseñado que la capacidad de perdón puede vencer el odio y el rencor", resaltó Santos. En Bojayá, 96% de los electores se pronunciaron a favor del acuerdo de paz. "Las víctimas quieren la paz... son y seguirán siendo el centro de este conflicto armado".

El Comité Noruego del Nobel elogió a Santos por su determinación de detener una guerra civil que ha cobrado la vida de más de 200.000 colombianos y desplazado a millones desde la década de 1960.

Santos y Rodrigo Londoño, mejor conocido por su alias de Timochenko, firmaron el acuerdo de paz a finales de septiembre luego de más de cuatro años de negociaciones, aunque aún debía ser sometido a la decisión de los colombianos en un plebiscito

El 2 de octubre pasado, contra todo pronóstico, los colombianos rechazaron por estrecho margen el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC.

Santos, que le llevaba ventaja en las encuestas y tenía de su lado a la comunidad internacional, quedó humillado, pero ha asegurado que sigue comprometido con la paz, a la par que está dispuesto a escuchar a los votantes del "No".

"Tengan la tranquilidad de que este proceso lo llevaremos a buen puerto. No desfalleceré un solo minuto", insistió el mandatario.

Poco después de su participación en una plegaria eucarística en una iglesia de Bojayá, Santos anunció a través de su cuenta en Twitter que donará las ocho millones de coronas suecas —unos 954 mil dólares, equivalentes a 17 millones de pesos mexicanos— que dotan al premio.

En diciembre pasado, una delegación de las FARC, encabezada por el comandante Pastor Alape, viajó hasta Bojayá y pidió perdón por el hecho trágico.

Hasta el momento más de una veintena de integrantes de las FARC han sido condenados por los hechos de Bojayá.