24 de noviembre de 2014 / 07:00 p.m.

Estados Unidos.- Un destacado lugarteniente del narco mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán recibiría su sentencia por participar en una conspiración de 1,000 millones de dólares para traficar con estupefacientes en Chicago y otras ciudades.

La clave de la condena a Alfredo Vásquez-Hernández en un tribunal federal de Chicago será la credibilidad de dos asociados del cártel de Sinaloa convertidos en testigos del gobierno, Pedro y Margarito Flores.

Las pruebas proporcionadas por los hermanos gemelos en 2008 llevaron a los cargos en Chicago contra Hernández y otras 10 personas, incluyendo Guzmán y los hermanos Flores. Hernández, mexicano y de 58 años, será el primero en recibir su sentencia.

El acusado se declaró culpable de posesión de drogas con intención de distribuir, y se enfrenta a una prisión mínima obligatoria de 10 años. La condena podría ser mucho mayor si el juez determina que fue un miembro clave del cártel.

Hernández era un amigo cercano de Guzmán que empleó sus habilidades logísticas para enviar toneladas de heroína y cocaína por tren de México a Chicago, ocultas en envíos fraudulentos de muebles, según los gemelos Flores.

Pero los abogados de la defensa acusan a los hermanos de exagerar la categoría de Hernández en el escalafón para ganarse el favor de la fiscalía estadounidense y asegurarse un tiempo menor en prisión para ellos.

En un documento judicial reciente, los abogados defensores señalaron que los hermanos Flores "tienen todos los incentivos" para inculpar a Vásquez-Hernández.

Los gemelos intentaron embaucar a los agentes federales incluso después de acceder a cooperar, señalaron.

Documentos federales señalan que los hermanos —entre rejas cuando trabajaban con los federales— hicieron que alguien escondiera hasta 2,5 millones de dólares en dinero en efectivo. También se les acusa de comprar un Bentley de 100,000 dólares como regalo para la esposa de Pedro Flores.

Los Flores hacían acuerdos con Guzmán, Hernández y otros miembros del cártel para distribuir drogas en Estados Unidos con Chicago como centro de operaciones, según la fiscalía.

Los hermanos afirman que para 2007 habían vendido hasta dos toneladas de cocaína sólo en Chicago. También suministraban a otras ocho ciudades, como Nueva York, Los Ángeles y Washington D.C.

En declaraciones reveladas hace poco, los Flores dijeron saber que habría asesinos que intentarían matarlos a ellos y a sus familias si el cártel descubría dónde se les custodiaba bajo protección.

Otro acusado encarcelado en Chicago, Vicente Zambada, quien afirmó en 2011 que Estados Unidos había concedido inmunidad a miembros de Sinaloa a cambio de información sobre cárteles rivales. Un juez federal afirmó que no había pruebas para sostener esa acusación.

FOTO: EspecialAP