17 de febrero de 2014 / 04:13 p.m.

GINEBRA.- Los responsables de seguridad de Corea del Norte y posiblemente el propio líder del país, Kim Jong-un, deberían enfrentarse a la justicia internacional por ordenar torturas sistemáticas, hambre y asesinatos masivos que bordean el genocidio, dijeron el lunes investigadores de la ONU.

La comisión aseguró en un documento dirigido a Kim que van a recomendar a Naciones Unidas que lleve a Corea del Norte ante la Corte Penal Internacional (CPI) para asegurar que los culpables, "incluido posiblemente usted mismo", respondan ante la justicia.

Corea del Norte rechazó "categórica y totalmente" el informe, que calificó de un "producto de la politización de los derechos humanos por parte de la Unión Europea y Japón, en alianza con la política hostil de Estados Unidos".

La advertencia pública sin precedentes y la increpación a un jefe de Estado por parte de una comisión de investigación de la ONU probablemente complicarán los esfuerzos para persuadir al país de que contenga su programa de armas nucleares y sus beligerantes confrontaciones con Corea del Sur y Occidente.

Los investigadores de la ONU dijeron que también han dicho a China, principal aliado de Kim, que podría estar "ayudando y favoreciendo crímenes contra la humanidad" al devolver a inmigrantes y desertores a Corea del Norte, donde afrontan tortura y ejecución, un cargo que las autoridades chinas han rechazado.

Dado que llevar al país ante la CPI está considerado como improbable, puesto que China probablemente vetaría cualquier paso de las potencias occidentales en el Consejo de Seguridad de la ONU, se está pensando crear una especie de tribunal especial para Corea del Norte, dijeron fuentes diplomáticas y de la ONU a Reuters.

"Hemos recopilado todos los testimonios y no podemos parar y esperar diez años. La idea es continuar trabajando", dijo una de las fuentes.

Reuters