25 de julio de 2013 / 03:53 p.m.

La difusión de la cultura mexicana en el exterior se ha dado históricamente a partir de una importante labor diplomática, en la que han participado destacados intelectuales como Octavio Paz y Carlos Fuentes, entre otros, afirmó Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Al dictar la conferencia "La cultura como instrumento político exterior en México", como parte de las actividades formativas para becarios del Servicio Exterior Mexicano, el funcionario cultural sostuvo que el siguiente paso es promover a los creadores contemporáneos, a fin de que su trabajo contribuya igualmente a dar una imagen positiva de México en el mundo.

En el Instituto Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Tovar y de Teresa aseguró que a lo largo de los años México ha desarrollando una política que se ha convertido en un tema de análisis intelectual que surgió del concepto "soft power" (poder suave), acuñado al científico social Joseph Nye.

Dicho criterio, cuyo postulado es que frente a la coacción puede existir la persuasión y la seducción de la cultura, ha sido adoptado por México, con o sin estrategia, expresó el presidente del Conaculta.

No obstante, señaló que le ha faltado integrar las distintas fichas de lo que puede ser su gran fuerza de persuasión, de imagen y de presencia en el mundo, ""concentrándose en aspectos en los que no tenemos los primeros lugares en el mundo"".

""Creo que este gobierno tiene una magnífica oportunidad para retomar esas experiencias y conformar una política que verdaderamente sume aquello que se considera el mejor rostro de México.

""Hoy como nunca nuestro país necesita posicionarse, vemos que hay un horizonte económico internacional interesante para situar a México. El aspecto cultural debe utilizarse como parte de una estrategia"", manifestó.

Opinó, además, que deben renovarse los valores culturales de la sociedad mexicana, ya que los arquetipos que han formado el imaginario colectivo datan de los años 40 y 50, y no reflejan del todo la realidad nacional.

El mexicano contemporáneo aún no sabe la imagen que quiere proyectar al mundo, de ahí que siga manejando arquetipos del pasado, expuso.

Por otro lado, Tovar y de Teresa habló de las facilidades que ofrecen hoy las herramientas tecnológicas en la promoción cultural en el exterior: Facilitan la preparación de una exposición virtual y permiten mandar los archivos de una exposición fotográfica, entre otras acciones.

— NOTIMEX