13 de enero de 2013 / 02:52 a.m.

Ciudad de México.- Al lanzar el PRI la convocatoria para su 21 Asamblea Nacional Ordinaria, su presidente, César Camacho Quiroz, afirmó que los nuevos documentos de ese partido tendrán que ser "más un cauce que un dique" a fin de contribuir a que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto sea de resultados, como lo esperan los mexicanos.

Mediante esa asamblea, destacó, se actualiza la posición del Partido Revolucionario Institucional para hacerle frente a los retos que encara el país, a efecto de que la acción pública sea más eficaz en beneficio de todos los mexicanos. Adicionalmente, dijo, se busca hacer más sencilla y práctica la vida del partido.

La etapa de conclusión de dicha asamblea se realizará del 1 al 3 de marzo próximo, en la Ciudad de México.

La 21 Asamblea Nacional Ordinaria del PRI se llevará a cabo a partir de asambleas municipales y delegacionales, como instancias de deliberación y de elección de delegados.

Camacho Quiroz informó que la Comisión Nacional de Dictamen se integrará por cuatro mesas nacionales temáticas: declaración de principios, programa de acción, estatutos, estrategias y programas.

El líder nacional priista expresó tener un optimismo razonable en mantener la racha electoral ganadora.

La secretaria general, Ivonne Ortega, agradeció a los gobernadores presentes la solidaridad y respaldo que le brindaron a ella y al presidente César Camacho para llegar a la dirigencia nacional del PRI, y les aseguró que están "muy comprometidos con las causas que debe abanderar el partido".

En la reunión participaron los gobernadores de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre; Campeche, Fernando Ortega Bernés; Coahuila, Rubén Moreira; Colima, Mario Anguiano Moreno; Chihuahua, César Duarte Jáquez; Durango, Jorge Herrera Caldera, y Estado de México, Eruviel Ávila Villegas.

De Hidalgo, Francisco Olvera Ruiz; Querétaro, José Eduardo Calzada Rovirosa; Tamaulipas, Egidio Torre Cantú; Tlaxcala, Mariano González Zarur; Veracruz, Javier Duarte de Ochoa; Yucatán, Rolando Zapata Bello, Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, y el gobernador electo de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz.

REDACCIÓN