NOTIMEX
30 de septiembre de 2015 / 09:34 a.m.

Moscú.- Rusia lanzó hoy sus primeros ataques aéreos contra posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria, poco después de que el senado ruso autorizó el uso de tropas en ese país, confirmó el Ministerio Ruso de Defensa.

“Conforme a la decisión del comandante supremo de las Fuerzas Armadas de Rusia, Vladimir Putin, aviones de la Fuerza Aérea iniciaron hoy una operación que consiste en ataques aéreos de precisión contra objetivos del EI en Siria”, dijo el vocero del ministerio, Igor Konashenkov.

Indicó que las fuerzas rusas instaladas en Siria lanzaron su primer bombardeo cerca de la ciudad de Homs, controlada por rebeldes, según el sitio informativo ruso Sputnik.

Un responsable del Ministerio Ruso de Defensa, Yuri Yakubov, confirmó que aviones rusos han atacado objetivos del grupo extremista en Siria, pero los aparatos fueron pilotados por militares sirios.

“Estos ataques aéreos se han hecho de acuerdo con las fuerzas sirias y con la ayuda del centro de coordinación antiterrorista de Bagdad”, creado recientemente por Rusia, Siria, Irán e Irak, explicó.

Yakubov agregó que informaron de estos ataques a “representantes de Estados Unidos en Bagdad”.

El Ministerio Ruso de Defensa no dio más detalles sobre estos ataques, que fueron reportados casi al mismo tiempo que fuentes estadunidenses informaron que Rusia había efectuado los primeros bombardeos cerca de la ciudad de Homs.

Según fuentes de Estados Unidos, los bombardeos se llevaron a cabo en Homs, el bastión de la oposición y la capital de la revolución, pero no es un área controlada por los yihadistas.

Poco antes, el senado ruso autorizó por unanimidad el uso de las Fuerzas Armadas Rusas en el extranjero después de que el presidente de Siria, Bashar al-Assad, pidió ayuda militar a Moscú para combatir al EI.

Tras la autorización, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, destacó que Rusia es el único país que intervendrá en Siria de forma “legítima” pues la decisión de participar allí se hace a petición del gobierno de al-Assad.