NOTIMEX
11 de abril de 2016 / 06:31 a.m.

Nueva York.- Inmigrantes latinos indocumentados serán los principales afectados por la regulación, aprobada esta semana, que impone restricciones a los individuos disfrazados como personajes de dibujos animados que deambulan por la plaza de Times Square de Nueva York.

Algunos de los personajes calculan que de entre las más de 200 personas que se disfrazan de Elmo, Monstruo Come Galletas, Minnie Mouse y Hombre Araña, entre muchos otros, al menos el 90 por ciento son de origen hispano.

Los personajes recorren una de las plazas más concurridas en el mundo para tomarse fotos con los turistas a cambio de una propina, en una actividad que se ha desarrollado al menos durante una década sin que las autoridades hayan intentado regularla o limitarla.

El jueves pasado, sin embargo, el Consejo de la ciudad de Nueva York aprobó por 42 votos a favor y uno en contra una ley para limitar la zona en que estos personajes se pueden desplazar dentro de la plaza, luego de algunos reportes de abusos.

El debate tomó mayor fuerza por la presencia de las “desnudas”, que caminan durante el verano la plaza con el cuerpo maquillado con los colores de la bandera de Estados Unidos, ataviadas sólo con una tanga, y cuya multiplicación inició el año pasado. Para muchos, la visión resulta ofensiva.

Gerson Minaya, originario de Perú y que se disfraza como una de las docenas de Elmos de Times Square, expresó a Notimex que la regulación los mantendrá “como enjaulados”. Añadió: “como te das cuenta, hay demasiados muñecos, mucha competencia entre nosotros”.

“Ahora cada uno va donde piensa que puede haber una persona o un grupo que se quiera tomar una foto, y te le acercas para ofrecérselas. Muchos te dicen que no, pero muchas otras personas aceptan. Ahora ya no vamos a poder acercarnos”, lamentó Minaya.

La regulación, que deberá ser firmada por el alcalde Bill de Blasio en el mes de mayo, definiría zonas de actividad dentro de la plaza: comercial, peatonal y de libre expresión, que incluirá a los personajes. Estas zonas, por el momento, aún no han sido delimitadas.

Otro inmigrante peruano que decidió identificarse solamente como Ricardo, y que se viste del muñeco de nieve Olaf, reconoció que ha habido abusos de parte de personajes, muchos de los cuales cometen los mismos excesos una y otra vez pese a haber sido multados y arrestados.

“Yo estoy de acuerdo en que nos regularicen, que revisen nuestros antecedentes criminales. Acá hay gente que ha cometido muchas faltas, pero yo por ejemplo he trabajado en la plaza cinco años y nunca me han dado ni siquiera una multa”, explicó Ricardo.

Los críticos de la medida señalan que ésta es una restricción a la libertad de expresión. Sus defensores argumentan en cambio que la actividad de los personajes es comercial y que las restricciones apuntan a facilitar el tránsito de las 300 mil personas que en promedio circulan por esa plaza.

Tim Tompkins, presidente de la Alianza de Times Square, sostuvo durante el debate en el Concejo que si la gente tiene experiencias negativas de manera repetida, que serán replicadas por millones mediante registros en redes sociales, entonces se “lesionará la economía turística” de la ciudad.

Para algunos, sin embargo, la medida es una reacción a la audacia mostrada por las “desnudas”, la mayoría de los cuales son igualmente latinas, y de las tácticas agresivas que algunas emplean para solicitar propinas.

Un inmigrante mexicano que lleva ocho años trabajando como otro de las docenas de Elmos en la plaza, y que decidió identificarse sólo con el nombre de su personaje, señaló que la medida no intenta regular sino simplemente reprimir.

“Siempre hay gente buena y gente mala
, en todos los lugares. Y algunos aprovechan algunos de los abusos para castigarnos a todos. Van a usar esto como excusa para quitarnos, aunque saben que así están violando nuestros derechos”, se quejó Elmo.