3 de mayo de 2013 / 01:11 p.m.

Durante su visita a México, el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, se comprometió a reducir la demanda de drogas ilegales y a combatir el flujo de armas y efectivo a México que ayudan a financiar la violencia.

El mandatario estadunidense aseguró que apoya los esfuerzos del país para reducir la violencia y dejó en manos del gobierno mexicano la definición de la forma en la que cooperará Estados Unidos en el tema.

“Reconocemos que tenemos obligaciones respecto a los armamentos, a las armas que a veces se envían al sur y contribuyen a la violencia aquí, en México. Pero, francamente, lo que más me conmueve son las víctimas de la violencia, no solamente en México, sino también en Estados Unidos, como lo que ocurrió en Boston”, explicó.

También, ya en el tema económico, Obama remarcó las reformas que ha promovido el gobierno mexicano, mismas que calificó de “audaces” y necesarias para tener un contexto favorable para el desarrollo.

“Lo que me ha impresionado sobre manera es la audacia del Presidente en su agenda de reformas. Está lidiando con temas muy grandes, muy importantes. Vivimos en un mundo que cambia rápidamente. Y tanto en Estados Unidos, como en México, no podemos encontrarnos sin saber qué hacer, al ir avanzando el mundo”, expresó Obama durante la conferencia.

Con una agenda enfocada a resaltar más los temas económicos, ambos mandatarios y sus comitivas sostuvieron un encuentro bilateral para fortalecer las relaciones y crear una región más sólida en el ámbito económico y de seguridad.

En el encuentro bilateral se contó con la participación del director del Cisen, Eugenio Imaz, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, los encargados directos de la seguridad en el país.

Durante una conferencia de prensa conjunta, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la intención de la reunión entre las comitivas de ambos países es crear un planteamiento de trabajo multitemático que incluye un intercambio educativo, comercial y de fortalecimiento de la región.

Diálogo económico

Los presidentes remarcaron la necesidad de conformar un bloque económico como América del Norte para hacer frente al crecimiento de la región asiática que se encuentra en desarrollo.

Para este fin, decidieron establecer un Diálogo Económico de Alto Nivel, que consiste en una reunión de funcionarios de ambos países —que incluye la participación del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden— para promover la competitividad, productividad y conectividad.

Cabe destacar que México es el segundo socio comercial de Estados Unidos, cuyo flujo de capital alcanzó los 500 mil millones de dólares en 2012.

Educación y liderazgo

Otro de los rubros sobre los que se desarrolló la reunión bilateral fue el asunto educativo, en el que buscarán el establecimiento del Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación.

El presidente Obama se manifestó por la movilidad académica entre México y Estados Unidos.

También en el tema de la cooperación ambiental entre ambos, Obama dijo que, a cuatro meses de asumir el cargo, el presidente mexicano “había vencido la tentación de la popularidad” y afronta temas como el de la sustentabilidad.

“Tenemos que asegurarnos de que nuestras economías sean competitivas en el mundo entero. Y que con el tema de energía estemos lidiando con el cambio climático, pero que también se haga de forma que cree puestos de trabajo y mayor comercio de ambos lados de la frontera”, dijo.

Reacciones en dependencias

Tras la reunión entre ambos mandatarios, el procurador de la República, Murillo Karam, aseguró que la seguridad es un tema que necesariamente debe estar en la agenda bilateral, que se puede alcanzar con el fomento al crecimiento y desarrollo de ambos países.

Entrevistado a su salida de Palacio Nacional, el procurador reconoció que si bien la estrategia aún se está definiendo, el tema fue abordado con pleno reconocimiento a la corresponsabilidad.

Por su parte, el embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, aseguró que el gran reto que existe en esta nueva etapa en la estrategia de seguridad es lograr una armonía entre combatir el crimen organizado y alcanzar la paz social.Cena en Los Pinos

Acompañado de su familia, el presidente de México ofreció una cena a Obama, en la Residencia Oficial de Los Pinos, conforme a la agenda programada.

Luego del encuentro en Palacio Nacional, Obama y Peña Nieto tendrán una cena de trabajo con parte de sus respectivas comitivas en la que se prevé que aborden temas de la agenda bilateral.

Previamente, el mandatario mexicano escribió en su cuenta de Twitter, @EPN que que la visita de trabajo de Obama confirma que ambos países son amigos y aliados estratégicos.

Peña Nieto escribió también: “Nuestro objetivo compartido es hacer de América del Norte, la región más competitiva, dinámica y próspera del mundo”.

Claves

Migrantes

-Obama manifestó su optimismo en que Estados Unidos pronto logre aprobar una reforma migratoria, pues “este es el momento” para que se materialice.

-Sobre la reforma migratoria dijo estar optimista en que se concrete en su país. “Me siento optimista por lograrla, pues es lo correcto para ambos países”, afirmó.

-Luego de su reunión bilateral en Palacio Nacional, el mandatario estadunidense apuntó que la migración legal es adecuada, porque permite incrementar el desarrollo del país.

***

Piden énfasis en seguridad

-Los coordinadores de PAN, PRI y PRD en el Senado coincidieron en que a pesar de la intención del gobierno federal de dar prioridad al tema económico en la visita del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, la seguridad es un rubro obligatorio a abordar en el encuentro.

El presidente del Senado y coordinador del PAN, Ernesto Cordero, dijo que al gobierno de Obama le sigue preocupando la situación de seguridad en el país, y confió en que la reunión sea productiva para ambos gobiernos.

En tanto, el presidente de la Junta de Coordinación Política, el priista Emilio Gamboa, comentó que si bien la intención es establecer una agenda diferente con Estados Unidos, que no se base solamente en la seguridad y combate al crimen organizado, estos temas continuarán siendo relevantes en la relación.

Por su parte, el coordinador perredista, Miguel Barbosa, señaló que la política exterior de México requiere un relanzamiento.

“Yo vi (en sexenios pasados) una política exterior que no se desarrolló, que demeritó la imagen de México frente al mundo. Veo con beneplácito el conjunto de designaciones de embajadores, cónsules del más alto nivel.”(Omar Brito y Angélica Mercado/México)

Miriam Castillo