23 de octubre de 2013 / 05:05 p.m.

GINEBRA.- El canciller José Antonio Meade destacó este miércoles, ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, la ley de víctimas aprobada el pasado enero en el país, como uno de los avances que confirman la mejora de la seguridad en México.

“La atención a las víctimas de la delincuencia y de violaciones de derechos humanos es prueba de que México aborda la problemática de seguridad con un nuevo enfoque”, subrayó Meade, que encabeza la delegación de México, país que se somete hoy a un mecanismo de evaluación global de estos derechos, conocido como Examen Periódico Universal, que todos los miembros del CDH pasan cada cuatro años.

Según precisó, este ordenamiento contempla la “asistencia, protección, atención, reparación integral y restitución de los derechos de las víctimas de la violencia”; incorpora por primera vez el concepto de “justicia restaurativa”, y ubica a la víctima como “actor central” del sistema de justicia.

El canciller también hizo hincapié en las reformas del Código Penal en relación al delito de desaparición forzada, para “homologar su definición a los estándares internacionales”, y señaló que el presidente de la República propuso al Senado retirar la reserva formulada a la Convención Interamericana sobre esta cuestión.

En 2011, México aprobó la Ley del registro nacional de personas desaparecidas y extraviadas para identificar a las personas en esta situación.

El jefe de la diplomacia mexicana señaló también mejoras en la protección de los inmigrantes, con mecanismos como la Ley de Refugio de 2010 y la Ley de Migración de 2011, además de programas de protección de mujeres y menores inmigrantes y del reconocimiento del derecho de audiencia a los extranjeros frente a la hipótesis de expulsión.

"Consideramos México como un país de origen, tránsito, destino y retorno (de personas)”, indicó.

Meade también se refirió a los ataques a periodistas y defensores de los derechos humanos, problema que el país abordó con una reforma constitucional que permite a las autoridades federales investigar delitos que atenten contra la libertad de expresión y con la creación de la Fiscalía Especial para estos delitos.

“Reconocemos la importante contribución de estos actores y observamos un respeto irrestricto por el derecho a la libertad de expresión”, resaltó.

El secretario de Relaciones Exteriores hizo mención a los avances en igualdad de género, “uno de los cuatro ejes transversales del desarrollo nacional”, que se plasma en la creación de un Programa Nacional para la igualdad de oportunidades y no discriminación (2013-2018), y con una iniciativa de reforma de la ley electoral que garantice la paridad.

Meade Kuribreña insistió en el compromiso “indeclinable” de su país con la defensa de los derechos humanos, que se refleja en la reforma de la Constitución en 2011, que “representó la mayor ampliación de derechos desde su promulgación en 1917”.

Es la segunda vez que México se somete a este examen desde la primera, hace cuatro años, cuando aceptó 83 de las 91 recomendaciones que recibió del Consejo.

EFE.