30 de septiembre de 2014 / 01:00 a.m.

Río de Janeiro.- Un joven brasileño que había tomado un rehén en un hotel de Brasilia se rindió hoy, después de siete horas de negociaciones.

Jac Souza dos Santos, de 30 años y con una carrera política, realizó su acción con un revolver falso y supuestos explosivos, para exigir la dimisión de la presidenta Dilma Rousseff, candidata a la reelección en los comicios de este domingo.

Souza ingresó al hotel Saint-Peter de Brasilia a las 07:30 de este lunes (10:30 GMT), y poco después hizo evacuar el hotel, que a esas horas de la mañana tenía unos 300 huéspedes.

El joven tomó como rehén a un empleado del establecimiento, a quien colocó un chaleco con supuestos explosivos, mientras blandía un arma desde el balcón de una de las habitaciones, en una imagen que fue retransmitida en vivo por la televisiones del país.

El hombre, que fue candidato a concejal en su localidad y ha ocupado cargos políticos, reclamaba para liberar al rehén la dimisión de la presidenta Rousseff y el cumplimiento estricto de la ley de transparencia y anticorrupción de cara a las elecciones del domingo.

Tras siete horas, la policía convenció al secuestrador de deponer su acción, realizada con un revolver falso y con presuntos explosivos que son analizados por la policía.

Con más de 142 millones de electores, Brasil vota este domingo en el primer turno de los comicios generales para elegir diputados, senadores, gobernadores y presidente de la República a partir del 1 de enero de 2015.

FOTO: Reuters

NOTIMEX