Ap
10 de junio de 2015 / 10:00 a.m.

Lagos.- Una niña de 13 años que fue obligada a casarse con un hombre de 35 años, a quien luego envenenó, juntó con tres amigos, con un producto para matar ratas, está lista para ser liberada el miércoles, dijeron abogados y un juez.

Su abogada convenció a un fiscal de que retirase su petición de pena de muerte, según la letrada. Un juez de Gezawa ordenó el martes la liberación de Wasila Tasi'u.

La abogada, Hussaina Aliyu Ibrahim, dijo temer por la seguridad de su cliente en una comunidad que cree que se le está liberando tras cometer un asesinato. Devolver a la joven, que ahora tiene 14 años, a su familia musulmana conservadora solo la condenaría a otro matrimonio forzoso, advirtió.

Otra menor condenada a muerte a los 13 años por matar a su marido de 35 años permanece en el corredor de la muerte, un año después de que un tribunal del África occidental declaró ilegal la sentencia de condena de muerte a una menor.

Aunque los matrimonios forzados de menores son ilegales, son una práctica generalizada.

Las dos niñas fueron tomadas como segundas esposas en la mitad musulmana del norte de Nigeria donde el casamiento de niñas menores y la poligamia son comunes. Ninguna de las dos jamás fue a la escuela ni saben leer ni escribir.

Los fiscales trataron de condenar a Tasiú en base a una confesión a la policía escrita en inglés —aunque la niña solo habla hausa— y firmada con la impresión de su pulgar.

TEMA POLÉMICO

Activistas por los derechos humanos que colmaron el tribunal el martes vivaron ruidosamente cuando el juez anunció que el estado levantaba el caso contra la niña.

Pero arrecian las preocupaciones por la reacción de quienes la consideran una asesina. "Murieron cuatro personas. La gente está furiosa. Podría reaccionar", dijo su abogado Ibrahim, quien también se siente amenazada. Durante 27 años ha luchado por los derechos de las niñas y defendió a Tasi'u sin cobrar honorarios.

Algunos temen que el caso siente precedente en la parte de la nación donde son comunes la poligamia y el casamiento forzoso de niñas menores.

Los líderes musulmanes tradicionales del área rural donde Tasi'u fue casada a la fuerza, exigen 36 millones de naira (170 mil  dólares) por cada víctima, según la ley islámica, dijo Ibrahim. Rechazaron una contraoferta del gobierno de 2 millones de naira (9 mil 430 dólares) por cada uno.

Ibrahim culpa al gobierno por la situación ya que en esa área no hay escuelas y los padres no tienen más alternativa que casar a sus hijas de niñas.