23 de enero de 2013 / 03:02 p.m.

Los activistas Alejandro Martí, Isabel Miranda de Wallace y María Elena Morera expresaron su preocupación por la posibilidad de que Florence Cassez sea liberada, lo cual, consideraron, sentaría un mal precedente que permitirá a otros delincuentes argumentar un proceso irregular.

El presidente de México SOS, Alejandro Martí, dijo que estar "“severamente preocupado"” ya que Noé Robles, secuestrador confeso de su hijo Fernando, está utilizando la misma defensa que los abogados de Cassez.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, en MILENIO Televisión, Martí indicó: “"Me preocupa enormemente que muchísimos secuestradores y criminales han salido con el pretexto, utilizando la ley precisamente, diciendo que se les presionó para declarar y que en todas las declaraciones que hicieron estuvieron golpeados, y eso lo usan 99.99% de los abogados de oficio y los penalistas.

"“Me preocupa, porque además los argumentos que ves en este caso, hablan del montaje... mañana se decidirá el de Florance Cassez, los términos que están usando son los mismos, a mí me preocupa enormemente que con este pretexto, a partir de mañana se empiece a usar con estos señores que al momento de salir, te puedo garantizar, van a volver a delinquir”", apuntó.

Por su parte, Miranda de Wallace dijo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se encuentra ante uno de los mayores retos en la impartición de justicia por el caso de Florence, el cual será discutido hoy por el pleno de ministros.

Refirió que cuando la francesa fue llevada a las oficinas de la entonces SIEDO, ahora SEIDO, le fue leído el parte policiaco en el que estaban especificadas las circunstancias en que fue detenida, ella firmó el documento con el cual estuvo de acuerdo.

"“Nunca en su declaración argumentó que la hubiera detenida en otro lugar, en otro momento, que se hubiera cometido algún ilícito”" refirió.

La activista dijo estar confiada y cree que hay un equilibrio en la Suprema Corte de Justicia, aunque le preocupa la postura que vayan a tomar la ministra Olga Sánchez Cordero y el ministro Arturo Zaldívar, pero confía que los otros tres ministros desempeñen un buen papel como lo exige la sociedad.

Finalmente, Morera, presidente de Alto al Secuestro, subrayó que si los ministros de la Corte deciden que se quiten las pruebas que ellos consideran que están viciadas, "“entonces los testimonios de las víctimas se van a ir a la basura, entonces sí creo que estamos ante un caso difícil que ha polarizado a la sociedad, tanto a la francesa como a la mexicana y me parece que aquí lo importante es cómo hacemos justicia"”.

— ALBERTO GODÍNEZ Y REDACCIÓN