DANIEL VENEGAS
8 de septiembre de 2013 / 07:48 p.m.

Ciudad de México • El líder del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, anunció que será hasta el 22 de septiembre cuando defina las acciones a seguir para evitar que se concreten las reformas energética y hacendaria.

Por ello, el dirigente llamó a sus seguidores a realizar jornadas informativas para fortalecer el movimiento en los próximo 15 días.

"Podemos impedir con la movilización ciudadana pacífica la privatización de Pemex y el aumento de impuestos. Sí se puede, tenemos la experiencia", presumió el también ex candidato presidencial durante una asamblea en la zona centro de la Ciudad de México.

El tabasqueño pidió a sus simpatizantes convocar a ciudadanos de todas las clases sociales a marchar y pidió, en esta ocasión, incluir a la clase media y al sector empresarial porque, dijo, estos actores también serán afectados por la reforma.

Acompañado por personalidades como el escritor Paco Ignacio Taibo II, el actor Damián Alcázar y la escritora Elena Poniatowska, López Obrador aseguró, además, que con una reforma al artículo 28 de la Constitución, el gobierno federal busca la privatización del sector energético.

“Se dejará al país sin la posibilidad de usar al sector energético como palanca de desarrollo", advirtió ante al menos 30 mil personas, según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública del DF.

López Obrador pidió también a los comités locales, municipales y estatales, así como a los representantes de Morena en las 16 delegaciones del Distrito Federal, realizar el próximo domingo jornadas de información sobre el tema energético y hacendario e incluso distribuir folletos casa por casa, para sumar más gente informada a una nueva concentración.

El líder de Morena explicó que el evento del 22 de septiembre comenzará con una marcha que partirá del Ángel de la Independencia, en Paseo de la Reforma, para concluir con otra asamblea en la plancha del Zócalo.

La concentración de hoy, que originalmente se llevaría a cabo en el Zócalo y que tuvo que ser cambiada a la avenida Juárez debido a que la CNTE se negó a mover su campamento, reunió a simpatizantes de López Obrador que llenaron toda la avenida, desde el cruce con Balderas hasta casi el Eje Central Lázaro Cárdenas.