23 de enero de 2013 / 04:28 p.m.

Pedro Arellano, responsable de la Pastoral Penitenciaria del Episcopado Mexicano llamó a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a votar para que se reponga el proceso de la francesa Florence Cassez porque tiene múltiples irregularidades. Y culpar así a los servidores públicos que maquinaron el montaje.

Tras recordar que estuvo al frente de una investigación realizada por 28 especialistas y que fue entregada a la SCJN a través del Amicus Curiae donde se exponen las fallas del proceso, manifestó estar a favor del proyecto de la ministra Olga Sánchez Cordero.

En entrevista con Milenio, afirmó que ese proyecto “"se ve un paso más hacia una justicia que se pide desde hace muchos años. Porque es evidente los vicios del proceso, pero también la maquinación y el montaje, así que no le echen la culpa a la ley"”.

Y consideró que los responsables son “"los servidores públicos que manipularon a los medios y que manipularon las pruebas para hacer su condena”".

La investigación de la CEM, explicó, estuvo en el sentido de acompañar y demostrar criminológicamente, jurídicamente y criminalísticamente que no hubo un proceso debido, sino indebido.

Además, denunció que en el anterior proyecto "“hubo la mano del Poder Ejecutivo para que no se llevara a cabo, ahora vemos con mucha alegría la división de poderes y la justicia mexicana ya no está maniatada por el Ejecutivo"”.

"“Se debe dictar otra sentencia sin que se tomen en cuenta los vicios realizados y el montaje”" indicó.

— EUGENIA JIMÉNEZ