MIRIAM CASTILLO
14 de julio de 2013 / 03:57 p.m.

México • Le tomó 54 minutos y ocho segundos llegar a la meta. Con el número uno colocado en la camiseta, el presidente Enrique Peña Nieto corrió la carrera Molino del Rey, organizada por el Estado Mayor Presidencial.

Vestido con un short negro, tenis y la camiseta de la carrera, arrancó en el cárcamo de Tláloc en el Bosque de Chapultepec y terminó el trazo completo de la competencia.

En una entrevista improvisada, se le soltó la pregunta de si había recurrido a las tácticas de Roberto Madrazo cuando corrió en el maratón de Berlín.

Tomó la pregunta con humor, soltó una carcajada y solo dijo: "La verdad es que estaba preparado para correr la de cinco (kilómetros), pero ya animado y picado me aventé los 10".

El mandatario aprovechó el ejercicio para promover el deporte y para lamentar que el país tiene el índice más alto de obesidad; llamó por eso a la población a activarse y admitió al mismo tiempo que, en su caso, únicamente se ejercita con la caminadora fija, pero ayer disfrutó el ejercicio al aire libre.

Después de dos intentos fallidos, uno por contingencia ambiental y otro más por cuestiones de agenda, el Presidente logró acudir a la carrera y terminar los 10 kilómetros del recorrido.

Se había barajado la idea de hacer la carrera durante casi toda la semana, pero cuando se le preguntaba por su participación se limitaba a decir que lo estaba pensando y que dependía de si el viernes lograba una buena noche de sueño.

Corrió rodeado de elementos del Estado Mayor, los que estaban de turno y se identificaban por tener abiertos los audífonos y traer en una mochila discreta las armas de cargo.

Al lado del Presidente, con el número 101 —decidió que el 2 no lo usaría— corrió el general Roberto Miranda, jefe del Estado Mayor presidencial. Completó solo el circuito de los cinco kilómetros, aunque entrena diario para 10.

Al final de la carrera se le veía contento, y con una serie de respuestas escuetas explicó que la carrera y el circuito se intentará hacer cada año en un afán de lograr una convocatoria cada vez más grande.

Los ausentes fueron todos los secretarios de Estado, a los que se les corrió la invitación, pero ninguno acudió "por sus muchas ocupaciones", justificó el general Miranda.

Del gabinete federal, el único que acudió a la cita y completó el recorrido fue el titular de la Conagua, David Korenfeld, quien por ello recibió un reconocimiento.

En tono de broma, el Presidente aseguró que se hará una evaluación al gabinete: "Vamos a evaluar su condición física, verdad. Buena ocasión para ver cómo andan".