AP
10 de junio de 2015 / 09:26 a.m.

Milan.- El presidente ruso, Vladimir Putin, llegó a Italia el miércoles para reunirse con autoridades italianas y el papa Francisco en momentos en que Estados Unidos busca estimular al Vaticano a que se sume a las condenas occidentales a Rusia por la injerencia de este país en Ucrania.

Putin fue recibido el miércoles en Milán por el primer ministro, Matteo Renzi, antes de dirigirse al Vaticano para una audiencia con el papa Francisco, poco después de haber sido desairado por el Grupo de las Siete naciones industrializadas que reafirmó las sanciones a Moscú en su reunión cumbre esta semana.

Aunque el pontífice ha deplorado la pérdida de vidas en Ucrania y ha instado a todos los bandos a respetar el cese de fuego, no ha culpado públicamente a Rusia en un aparente intento por no afectar las relaciones del Vaticano con la Iglesia ortodoxa.

Estados Unidos, la OTAN y los líderes europeos han culpado a Moscú por suministrar a los rebeldes ucranianos soldados, instrucción y armas. Rusia lo niega.

El miércoles, el embajador estadounidense en la Santa Sede, Kenneth Hackett, dijo que a su país "le agradaría ver que el Vaticano intensificara" su preocupación por lo que sucede en Ucrania cuando reciba a Putin.

"Creemos que podría decirle algo más sobre las preocupaciones por la integridad territorial, ese tipo de cosas", dijo Hackett a la prensa. "Parece que Rusia apoya a los insurgentes. Y parece que hay soldados rusos dentro de Ucrania. Esta es una situación muy seria".

La visita de Putin, que incluye la inspección del pabellón ruso en la Expoferia Mundial de Milán 2015, es significativa después que el G7 aclaró que no se levantarán las sanciones a Rusia hasta que Moscú respete el acuerdo de paz para Ucrania.

Los líderes de las democracias industrializadas, que por segundo año seguido retiraron la invitación a Putin a su reunión cumbre, agregaron que las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a Rusia podrían incrementarse de ser necesario.

Un acuerdo de cese de fuego en Ucrania no se ha cumplido. En días recientes estallaron los combates más intensos entre las fuerzas ucranianas y los rebeldes separatistas prorrusos.

Después de reunirse con el papa, Putin visitará el miércoles a su viejo amigo el ex primer ministro Silvio Berlusconi.