MULTIMEDIOS DIGITAL
30 de marzo de 2016 / 02:11 p.m.

México.- Médicos del Hospital Johns Hopkins lograron con éxito el primer trasplante de hígado de una donante con VIH a otro paciente infectado con el virus. La mujer que al morir donó sus órganos en Estados Unidos también ayudó a otro paciente VIH positivo quien recibió el riñón, el primero en su tipo en ese país.

De acuerdo al diario El Mundo, Dorry Segev, director del grupo de investigación de trasplante de órganos, cirugía y epidemiología del Hospital Johns Hopkins, destacó que este es el primer paso para evitar el desperdicio de más de 500 órganos de pacientes con VIH que ahora se "tiran a la basura", pero podrían aliviar las complicaciones por infección de hepatitis C o daño renal que conlleva el uso de antirretrovirales en los enfermos con VIH.

"Este es un gran día para nuestro hospital y nuestro equipo, pero mucho más importante para pacientes que tienen VIH y un órgano dañado en estado terminal. Para estas personas, esto podría significar una nueva oportunidad", dijo Segev, quien aseguró que cerca de 30 hospitales podrían realizar estas cirugías el próximo año en Estados Unidos.

Segev realizó un estudio en 2011 en el que demostró que 534 órganos de pacientes con VIH que morían se desperdician cada año, pudiendo ser una alternativa para otras personas. En la investigación publicada en la revista AM J Transplant detalla que cada año hay 63 riñones, 221 hígados y 250 multidonadores de órganos.

Las identidades de las dos personas beneficiadas no fueron reveladas por motivos éticos. Quien recibió el riñón fue un paciente con más de 30 años viviendo con VIH. El trasplante era necesario después de que las diálisis y la hipertensión complicaran aún más el daño renal que sufría. El paciente ya fue dado de alta del hospital, detalló Christine Durand, profesora asistente en medicina y oncología en el Hopkins.

El paciente a quien le fue trasplantado el hígado sufría complicaciones por una infección con hepatitis C y continúa hospitalizado, pero se espera que en las próximas semanas sea dado de alta "ya que el órgano está funcionando extremadamente bien".

En Estados Unidos hay unas 122 mil personas en lista de espera y cientos mueren cada año, aumentar el número de donantes es fundamental.

Segev estima que cada año, entre 500 y 600 pacientes con VIH, mueren a la espera de un órgano. "Este tipo de trasplantes es crucial para pacientes con VIH", señaló.