DANIEL VENEGAS
3 de agosto de 2013 / 02:05 p.m.

México • Andrés Manuel López Obrador consideró que la despenalización de la mariguana ni siquiera debe debatirse, pues solo es una cortina de humo que conviene a Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, además de que hay temas prioritarios que deben atenderse.

El presidente del Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) afirmó: "antes de llevar a cabo esa medida, o cualquier otra, tiene que atenderse lo fundamental... Hay que priorizar, hay que poner en orden las necesidades, hay que jerarquizarlas. Lo primero tiene que ser que haya crecimiento; lo segundo, que haya empleo, que no hay; lo tercero, que se combata la corrupción; lo cuarto, que se garantice el derecho a la educación".

Durante la toma de protesta al Comité Delegacional de Morena en Azcapotzalco, López Obrador cuestionó: "¿Por qué nos vamos hacia otros asuntos, hacia otros temas, si no atendemos lo fundamental? Ni a Peña ni a Salinas ni a los que se creen amos y señores de México les conviene mucho que estemos hablando de esos temas. Son como cortinas de humo. Yo no digo que no sean importantes. Sencillamente hay otros temas más importantes".

—El tema lo puso a discusión Mancera —se le recordó.

—Bueno, yo respeto su punto de vista, pero no lo comparto. Yo creo que lo primero tiene que ser garantizar el derecho que tiene el pueblo al trabajo, al salario justo, el que se combata la corrupción que impera en el país y que se garantice el derecho a la educación. Y sobre eso no hay nada en el Pacto ni en la agenda que se fija diariamente —respondió.

Por la tarde, tomó protesta al comité delegacional de Morena en Gustavo A. Madero, donde dijo que mantendrá la cabeza fría ante sus adversarios y no caerá en provocaciones.

Sobre el tema de la despenalización de la mota, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que será por mayoría como los mexicanos avalen o no el consumo de esa droga.

En conferencia de prensa en Puebla, donde participó en el encuentro de la Confederación Nacional de Municipios, el funcionario señaló:

"Me corresponde como secretario de Gobernación someterme, como lo ha manifestado el Presidente de la República, a la voluntad de la mayoría de los mexicanos. Así que encontraremos diferentes procedimientos, donde hemos de saber cuál es el que más conviene y qué es lo que le conviene al Estado mexicano".

Gabino Cué, gobernador de Oaxaca, consideró a su vez que la legalización de la mariguana no frenará la violencia generada por la lucha contra el narcotráfico.

Aunque estimó complejo el debate sobre el tema por sus implicaciones médicas, legales y sociales, hizo un llamado a evadir el análisis.

"No podemos hablar de legalizar la mariguana, como en su momento pasó con el alcohol para evitar su contrabando, porque el crimen organizado no se encarga solo de distribuir mariguana, sino de una gama de estupefacientes que, obviamente, no están en el debate de su legalización, porque su uso implica daños graves a la salud, como lo es el uso de la cocaína, la heroína u otros:

"Yo no tengo claro en qué impactaría en términos de la delincuencia organizada el hecho de que se legalizara la mariguana", apuntó.

Opinó que si los criminales dedicados a traficar drogas solo distribuyeran mota, entonces la legalización sí frenaría sobremanera a la delincuencia. Sin embargo, dijo, ese no es el caso, porque los cárteles también están involucrados con el tráfico de personas y armas.

"Hay gente dentro del debate que dice que la mariguana no genera dependencia como lo hace el tabaco, pero hay que discutirlo medicamente, legalmente y hasta políticamente y no cerrarse a la discusión", insistió.

Rubén Moreira, gobernador de Coahuila, se manifestó contra la legalización de la mota, ya que dijo esto solo puede generar más vicio, violencia, corrupción y pérdidade valores en todo el país.

"Con todo respeto para esos grandes personajes que presentaron la iniciativa les digo que es muy fácil hablar cuando no se tiene la responsabilidad de gobernar, porque cuando ellos gobernaron lo pudieron haber hecho", señaló en entrevista.

Explicó que su desacuerdo con la legalización se debe a que seguramente las bandas delincuenciales solo buscarían sacar otro tipo de ventajas, con esa medida.

Temas como la trata de personas, la extorsión, el contrabando, surgirían de nuevo, pero con mucha mayor fuerza, advirtió.

Moreira consideró que la venta de esa droga únicamente generaría una lucha territorial y no erradicaría el tráfico de otros enervantes.

El traslado de cocaína y cristal, así como el secuestro y la trata de personas serían delitos que presentarían un importante alza, estimó. "La pregunta sería si eso también lo van a legalizar cuando se den cuenta de que no funciona", cuestionó.