OMAR BRITO Y DANIEL VENEGAS
22 de junio de 2013 / 05:31 p.m.

México • Al responder a la secretaria general del PAN, Cecilia Romero, sobre el desconocimiento de los estatutos de su partido que reformaron 23 legisladores afines a Ernesto Cordero, el senador Roberto Gil afirmó que en caso de que los inconformes lleven el conflicto a tribunales tendrían que demandar directamente al Senado, una vez que, aseguró, la Mesa Directiva validó las modificaciones.

"Si se presentan las impugnaciones correspondientes las atenderemos en el tribunal o en donde las hayan presentado. Debo decir una cosa de entrada: el órgano demandado no es la mayoría del grupo parlamentario sino el Senado porque es éste, a través de su Mesa Directiva, la que ha recibido y ha validado los estatutos que se aprobaron por una mayoría del grupo parlamentario", expresó.

Antes, la dirigencia nacional del PAN, encabezada por Gustavo Madero, había desautorizado la propuesta de modificar los estatutos de dicha bancada.

Al dar a conocer la resolución del dirigente nacional del PAN, la secretaria general panista aseguró que existen varios elementos que permiten determinar que la pretendida reforma no cumple en forma y fondo con las disposiciones legales contendidas en la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, el Reglamento del Senado, los estatutos del Partido Acción Nacional, así como el propio estatuto del grupo parlamentario.

Romer detalló que la reunión no fue convocada por el coordinador, quien tampoco designó a un vicecoordinador para tal efecto y tampoco fue el coordinador quien presentó a la Mesa Directiva las reformas a los estatutos, lo cual viola el artículo 25.

Dijo que el proyecto de modificación contradice la Ley Orgánica del Congreso General en su artículo 74 y el reglamento de las relaciones del PAN con los funcionarios emanados del mismo.

"Fundamentalmente porque la reforma planteada hace prácticamente nugatorias las funciones inherentes a la figura del coordinador parlamentario, que es evidentemente figura central de este diferendo que se ha venido presentando."

En cuanto al contenido de la reforma a los estatutos dijo que éste deberá ser analizado detenidamente para conocer sus alcances en el seno del Comité Nacional, cuya próxima sesión ordinaria se llevará a cabo el 11 de julio.

Detalló que el estatuto panista indica que es facultad de CEN a propuesta de cualquiera de sus integrantes, en este caso los senadores Héctor Larios y Javier Corral, desautorizar las declaraciones, iniciativas, propuestas o decisiones de cualquier miembro u órgano interno, “cuando éstas tengan relevancia pública y resulten contrarias a sus documentos básicos o cuando causen perjuicio a los intereses fundamentales de Acción Nacional.Esto, abundó, “se configura con esta decisión de los 22 senadores del PAN”.

A nombre propio y del presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, la secretaria general exhortó a los senadores a emplear su energía en apoyar a los candidatos de ese partido e informó que se sumaran al voto de silencio de los senadores y no se hablará más de este diferendo hasta que concluya el periodo electoral del 7 de julio.

"Confiamos en que, como lo han expresado en distintos momentos, todos continúen, igual que nosotros, en este trabajo que nos dará éxito en las campañas, y que tengamos la generosidad de servir a México en esta trinchera hasta el final del proceso electoral".

Romero dio a conocer que ayer mismo se informó formalmente de esta decisión al coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Senado, Jorge Luis Preciado, con la instrucción de que lo comunique a los órganos internos del Senado que sean correspondientes.

Que sí pueden

Entrevistado en un foro sobre la reforma política, Roberto Gil reconoció que los recursos del PAN se encuentran en un limbo jurídico y que no se tiene certeza de su aplicación.

Contrario a los que dijo Romero, Gil señaló que no existe ninguna facultad del Comité Ejecutivo Nacional de su partido para desconocer decisiones de la bancada y que solo se puede generar un mecanismo de disciplina partidaria interna, "pero no se puede, bajo ninguna circunstancia, desconocer la validez de una determinación del grupo parlamentario y menos la que está establecida en la Ley Orgánica del Congreso General y del Reglamento del Senado".

Comentó que el único órgano que puede calificar la validez de la aprobación es la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores y, en su caso, el Pleno o por alguna acción jurisdiccional el Tribunal Electoral.

"Creo que no hay razón o motivo para poder intentar esta vía, pero revisaremos con todo detalle cuál ha sido el pronunciamiento que ha hecho la secretaria general del partido, pero no hay ninguna razón para suponer que por una determinación o un mensaje público de parte de la secretaria general se desconoce la validez de estos estatutos", asestó.

Agregó que "de entrada" el CEN no se ha reunido y que la convocatoria para la reunión del pasado 19 de junio por parte de los 23 corderistas no fue impugnada.

Más tarde, en un comunicado firmado por los 23 senadores cercanos a Cordero, reviraron a Romero que la referencia realizada al artículo 27 de la Ley Orgánica del Congreso de la Unión solo es aplicable a la Cámara de Diputados.

Además, que el artículo 25 del Estatuto del grupo establece que el coordinador o el 20 por ciento de los integrantes de la bancada pueden convocar a una reunión con el propósito de discutir y, en su caso, aprobar modificaciones al mismo. Asimismo, esgrimieron que el coordinador o vicecoordinador designado no pueden faltar a una reunión plenaria dolosamente y que tampoco es necesario que Preciado presente las reformas ante la Mesa Directiva.

"Conforme a la Ley Orgánica del Congreso y el Reglamento del Senado, la Mesa Directiva ha tomado conocimiento de la modificación estatutaria y, por tanto, ha entrado en vigor (…) Con lo anterior, damos por concluida esta coyuntura y no haremos más declaraciones públicas al respecto", concluye el comunicado.