NOTIMEX
30 de agosto de 2016 / 07:13 p.m.

CARACAS.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo hoy que el partido opositor Voluntad Popular, del encarcelado dirigente Leopoldo López, es el “brazo armado” del imperialismo, y lo acusó de estar involucrado en planes golpistas.

El mandatario dijo que responderá de forma “contundente” a cualquier llamado a la violencia, en momentos en que las autoridades acusan a Voluntad Popular de preparar acciones durante la protesta opositora del 1 de septiembre, convocada para exigir un referéndum contra Maduro.

El gobernante sostuvo, en una concentración de seguidores del gobierno en la céntrica Plaza Caracas, que Voluntad Popular alienta un plan de fuga para el ex alcalde Daniel Ceballos, quien fue enviado a prisión tras varios meses de reclusión domiciliaria.

Otro dirigente de Voluntad Popular, el abogado Yon Goicoechea, fue detenido por cargos de poseer detonantes de explosivos, y otros cuadros partidistas y dirigentes afrontan acusaciones similares.

Según Maduro, Voluntad Popular "está metido en el golpe de Estado del 1 de septiembre", en referencia a una presunta intentona apoyada desde Estados Unidos que se desataría durante la anunciada protesta opositora.

"Nunca debí haber subestimado las guarimbas (protestas) del 2014, porque veníamos de una gran victoria electoral. Nunca pensé que el imperialismo gringo lanzara esa embestida”, sostuvo Maduro.

Aseguró que el imperialismo pagó millones de dólares para derrocar a la revolución bolivariana, “utilizando su brazo armado, el partido Voluntad Popular", y reiteró: "hay que actuar y ganar la batalla del golpe de Estado antes, durante y después de las fechas anunciadas".

La oposición ha señalado que la marcha del jueves, denominada “la toma de Caracas”, será una protesta pacífica para defender un derecho constitucional, al demandar la fecha para recabar firmas para someter al mandatario a un referéndum revocatorio.

Maduro insistió en que desde Estados Unidos se ha puesto en marcha una ofensiva contra los gobiernos de Brasil, Ecuador, Bolivia y Venezuela.

Pero advirtió, que no ha cedido, "ni cederé jamás, y lo que tengo es plan para ir adelante, con más revolución y socialismo", afirmó.

"El que se meta en el golpe, llame a la violencia, va preso; chillen, lloren o griten", recalcó.