AP
15 de enero de 2016 / 05:04 p.m.

CARACAS.- El presidente Nicolás Maduro presentó el viernes su tercer mensaje anual de gestión ante un congreso con mayoría opositora, pero horas antes aprobó un "estado de emergencia económica" por 60 días que le otorga poderes para hacer frente a la abrupta caída de los precios petroleros, agilizar las compras del Estado y las importaciones, y establecer límites para el ingreso y egreso de la moneda venezolana.

Maduro modificó la semana pasada parte de su equipo ministerial e incorporó algunas nuevas caras a su gabinete económico. La reacción entre los analistas no fue favorable, ya que esperaban funcionarios de mayor experiencia y formación para enfrentar la inflación desbordada, el desabastecimiento, la contracción económica y el fuerte déficit fiscal.

Pasadas las 5 de la tarde el mandatario inició su mensaje anual al país en el que aprovechó para cuestionar la decisión que tomó la semana pasada el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Henry Ramos Allup, de retirar de las instalaciones del palacio legislativo algunos retratos del fallecido gobernante Hugo Chávez y del Libertador Simón Bolívar, y admitió que el país enfrenta en la actualidad un conflicto de poderes.

Horas antes de acudir al congreso, Maduro acordó, apoyado en la constitución y la ley de estados de excepción, un decreto de "estado de emergencia económica" para enfrentar la severa crisis que enfrenta Venezuela agobiada por una desbordada inflación que para septiembre de 2015 alcanzó los tres dígitos: 141,5%.

Desde 1996 Venezuela no enfrentaba una inflación de tres dígitos cuando se alcanzó una tasa de 103% tras una crisis financiera que afectó a buena parte de la banca local.

El decreto le otorga facultades al gobierno para tomar las "medidas oportunas" para "mitigar los efectos de la inflación inducida, de la especulación del valor ficticio de la divisa, el sabotaje a los sistemas de distribución de bienes y servicios, así como contrarrestar las consecuencias de la guerra de los precios petroleros", dijo el vicepresidente del área económica, Luis Salas, al leer el texto,

El "estado de emergencia económica" entró vigencia el viernes al ser publicado en la Gaceta Oficial. Estará vigente por dos meses y es prorrogable por un período similar.

Salas, también ministro de Economía Productiva, indicó en una transmisión de la televisora estatal que el decreto le permitirá al gobierno disponer recursos especiales para atender los gastos del presupuesto; lograr financiamientos para recuperar la inversión; establecer límites máximo de ingreso y egreso de moneda venezolana en efectivo, y tener acceso a los medios de transporte, canales de distribución y almacenes privados.

El diputado opositor José Guerra consideró como "muy discrecional" el decreto, y dijo a la AP que aunque el Congreso tiene la potestad para revisarlo y aprobarlo en un lapso de ocho días, es muy posible que el gobierno lo aplique sin autorización del Legislativo.

El Banco Central de Venezuela anunció este viernes que al cierre del tercer trimestre del 2015 se alcanzó una inflación acumulada de 108,7%, mientras que entre septiembre 2014-septiembre 2015 los precios crecieron 141,5%. Desde febrero del 2015 el organismo financiero no ofrecía cifras sobre el comportamiento de los indicadores económicos.

Sobre el mensaje presidencial, el líder opositor y gobernador del estado central de Miranda, Henrique Capriles, dijo en un espacio radial que espera que Maduro "no venga con un cuento o un disco rayado de la guerra económica o el imperio... La paciencia tiene su límite", agregó.

La coalición opositora logró el control del Congreso al ganar por abrumadora mayoría las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.