AP
24 de febrero de 2016 / 08:54 p.m.

Caracas.- El presidente Nicolás Maduro afirmó el miércoles que sería un gesto de buena voluntad con Venezuela, los países miembros del ALBA y el resto de América Latina si el mandatario estadounidense Barack Obama levanta las sanciones unilaterales impuestas contra este país sudamericano y recibe las cartas credenciales que acrediten a un nuevo embajador venezolano en Washington.

A pesar de acusar repetidamente al gobierno estadounidense de financiar a sectores violentos venezolanos a través de oficinas del gobierno y de formar parte de un complot para derrocarlo, Maduro repetidamente ha expresado su disposición a un diálogo directo y transparente con Estados Unidos.

"Yo espero, que ahora viene el 9 de marzo, (el) presidente Obama desestime el decreto de sanciones contra Venezuela y le reciba las cartas credenciales a Maximilian (Sánchez) Arveláiz para que demuestre su voluntad de buenas relaciones con Venezuela, con el ALBA y con América Latina", dijo Maduro en un acto con representantes de 150 empresas mineras de 35 países, incluida la estadounidense Gold Reserve INC con la que el miércoles Venezuela zanjó una disputa derivada del retiro en 2009 de dos de sus concesiones de oro.

La acreditación de Sánchez Arveláiz está pendiente desde febrero de 2015. Desde entonces el funcionario se desempeña como encargado de negocios de Venezuela en Washington.

El ALBA es una alianza creada por el fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez y el expresidente cubano Fidel Castro y está integrada por una docena de países, entre ellos Venezuela y Cuba. Obama visitará la isla próximamente como parte de la normalización de sus relaciones con Estados Unidos.

"Sería un gesto sencillo recibir las cartas credenciales... y nos entendemos pues, conversamos", insistió.

"Obama será Obama toda la vida, y los Estados Unidos serán los Estados Unidos, y Venezuela será Venezuela, la de Bolívar y la de Chávez, toda la vida también; pero tenemos que dialogar, tenemos que entendernos, tenemos que respetarnos", agregó.

El 9 de marzo de 2015 Obama ordenó congelar bienes de siete funcionarios venezolanos en territorio estadounidense, al declarar a Venezuela como amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos.

Entre los funcionarios sancionados figuraron varios jefes castrenses, entre ellos el entonces director de la policía política y actual ministro de Relaciones Interiores, mayor general Gustavo González López, así como la ahora ex fiscal 20 del Ministerio Público Katherine Haringhton, quien tenía a su cargo un proceso contra el alcalde opositor de la región metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, detenido en febrero por un supuesto complot, y la ex congresista opositora María Corina Machado, entre otros.

Harrington poco después fue promovida como viceministra del Sistema Integrado de Investigación Penal.

Las tensiones entre los dos gobiernos se han disipado en los últimos meses. A pesar de las fricciones, y a estar sin embajadores desde 2010, ambos países mantienen un intenso intercambio comercial.