AP
31 de marzo de 2017 / 10:32 p.m.

CARACAS. — El presidente venezolano Nicolás Maduro apoyó el viernes la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las competencias del Congreso en un polémico fallo que incluso fue criticado por la fiscal general de la nación y que según la oposición busca darle poderes plenos al gobernante.

En su primera aparición pública luego que el máximo Tribunal, señalado de estar controlado por el gobierno, se atribuyera el miércoles las funciones del Congreso, Maduro manifestó: "en Venezuela hay plena vigencia de la constitución, de los derechos sociales, civiles, políticos... de los derechos humanos".

"La única ruptura del orden constitucional la encabezó la derecha fascista", dijo Maduro en alusión al fallido golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002.

Maduro también acotó que asumirá la responsabilidad de resolver cualquier disputa entre las diferentes instituciones del gobierno y convocó una reunión de emergencia del Consejo de Defensa de la Nación para discutir el impasse entre los poderes públicos del país el viernes en la noche.

A pesar de las críticas que generó la sentencia del Tribunal en el ámbito local e internacional, que llevó a algunos gobiernos como los de Perú y Chile a retirar a sus embajadores, Maduro no había dicho nada al respecto sino hasta ahora.

El viernes por la noche, la Organización de Estados Americanos (OEA) informó que el lunes 3 de abril celebrará una reunión extraordinaria para considerar la situación. La sesión del Consejo Permanente se llevará a cabo en la sede del organismo en Washington y fue convocada a petición de 20 de sus miembros.

Tarde en la noche del viernes, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, anunció que no asistirá a la reunión del Consejo de Defensa de la Nación en el palacio presidencial de Caracas —instancia presidida por Maduro e integrada por los titulares de los poderes públicos, entre otros altos funcionarios— argumentando que "en Venezuela hubo un golpe de Estado" y en consecuencia resulta inaceptable que el presidente pretenda "componer la crisis que él creo".

Borges, que comparó el acto como un circo, pidió a la comunidad internacional que continúe ejerciendo presión diplomática sobre Venezuela y que los ciudadanos salgan a las calles a protestar el sábado. A través de un vídeo difundido a través de Twitter, recalcó que para los venezolanos el "único diálogo posible" para resolver la crisis es el voto.

En paralelo, en una breve transmisión de televisión estatal, Maduro instaló oficialmente al Consejo de Defensa de la Nación y comentó que el presidente de la Asamblea Nacional fue notificado, pero su gobierno no recibió una respuesta.

El mandatario señaló que es hora de unirse para defender a Venezuela: "es el llamado que le hago a estas autoridades del Estado". No quedó claro si la fiscal general asistió, puesto que en ningún momento apareció durante la transmisión del acto.