27 de febrero de 2013 / 12:29 p.m.

México • El poder de Elba Esther Gordillo comenzó a florecer cuando era profesora de educación primaria en la entonces polvorienta Ciudad Nezahualcóyotl, donde se relacionó con su mentor Carlos Jonguitud Barrios, del que más tarde se distanció y sustituyó como mandamás del magisterio. Sabía negociar y tejer amistades.

Priista, la maestra utilizaba diversas formas para estrechar relaciones; siempre, por supuesto, apalancada por el poder en turno, como sucedió con Carlos Salinas de Gortari, quien la encumbró como lideresa del SNTE, luego de sacrificar a Jonguitud Barrios.

A partir de ahí siguió un trato forzado con Ernesto Zedillo; luego siguió una estrecha amistad con el panista Vicente Fox; después, ya divorciada del PRI, fue parte fundamental para la llegada de Felipe Calderón a la Presidencia. Al poderío de Elba Esther le pusieron fin sus propios ex compañeros de partido.

REDACCIÓN