AP
6 de marzo de 2017 / 03:44 p.m.

BUENOS AIRES.- Más de 10 millones de niños no iniciaron las clases en Argentina por una huelga de docentes de 48 horas, la primera protesta nacional en un año que estará marcado por las reivindicaciones salariales y otras demandas de los trabajadores.

Los docentes de los sectores privado y público reclaman al gobierno del presidente Mauricio Macri una negociación salarial nacional -y no provincial- que contemple un aumento de 35 por ciento de los salarios, al entender que desde al año pasado han sufrido una fuerte depreciación de sus ingresos por efecto de la inflación.

"Por los datos que hemos recibido la medida viene muy fuerte", dijo Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses, uno de los sindicatos más combativos de la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país.

Destacó "el malestar muy profundo" de los profesores por la oferta oficialista de un aumento de 18 por ciento en cuatro tramos actualizables por la inflación y anunció que el martes volverán a reunirse los gremios para ver los pasos a seguir.

De acuerdo con dirigentes gremiales la huelga docente se cumple en 90 por ciento de las escuelas públicas de los niveles inicial, primario y secundario y es "el inicio de un plan de lucha" que contemplaría protestas similares en los próximos meses. Profesores universitarios también se sumaron a la protesta que fue masiva en todo el país, a excepción de dos de los 24 distritos.

Macri lamentó en tanto que "muchos hayan vuelto a elegir el oportunismo a través del paro" al subrayar que durante décadas se ha probado que con ese tipo medidas "el resultado fue cero" y dijo estar dispuesto a dialogar.

El mandatario conservador inauguró el ciclo lectivo en una escuela primaria de la localidad de Volcán, en la provincia de Jujuy, que en enero fue arrasada por un alud de barro.En ese distrito norteño muchas escuelas cumplen el paro.

Roberto Baradel, titular del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires, acusó al mandatario de "tapar el sol con la mano" y le reclamó "un salario digno para los docentes", quienes tradicionalmente reciben bajos sueldos.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires, anunció que descontará el día a los docentes que no se presenten a trabajar.

Los sindicalistas critican la decisión oficialista de desactivar este año la negociación de los salarios a nivel nacional, lo que -según sostienen- atenta contra la ley e impide un acuerdo sobre el salario mínimo que servía como piso para las discusiones salariales en cada una de las provincias.

En la capital argentina la huelga fue acompañada de una manifestación de docentes ante la sede del Ministerio de Educación.

"Reclamamos un sueldo digno...no tenemos salario fijo, depende de las horas que trabajamos, pero cuando sumamos horas nuevas tardan seis meses en pagarnos y un maestro de grado (primaria) tiene un sueldo de nueve mil 800 pesos. Con eso no se cubre la canasta básica de alimentos", dijo la docente Jimena Maidana.

Sonia Alesso, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina, afirmó por su parte que "esta marcha de más de 50 mil maestros debe hacer reflexionar al gobierno".

De forma simultánea, sindicalistas de la Asociación de Trabajadores del Estado se manifestaron en apoyo a los huelguistas mientras médicos de 80 hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires fueron al paro en reclamo de negociaciones salariales.

Macri, que asumió el poder 15 meses atrás, afronta un año de alta conflictividad social debido al malestar por el alza de las tarifas de servicios públicos y de los precios de productos de primera necesidad, despidos y suspensiones. La principal central sindical se manifestará el martes y amenaza con un paro nacional.

El gobierno, que someterá a examen su gestión en las elecciones legislativas de octubre, apuesta a que la economía se reactive después de cinco años de estancamiento y a bajar la inflación, que en 2016 fue de alrededor de 40 por ciento.