19 de septiembre de 2013 / 12:31 p.m.

México • A un mes de que los maestros de la CNTE iniciaran la ofensiva contra la reforma educativa, el movimiento luce debilitado y los espacios que han dejado contingentes magisteriales son ocupados por organizaciones como el SME, el Movimiento Proletario Independiente, reducidos grupos de activistas y hasta pobladores de Atenco, todos ellos sin liderazgos.

Al cumplirse 30 días sin que los maestros inicien el ciclo escolar en Oaxaca, la presencia de esos grupos fue más notoria que la de los docentes durante la marcha de ayer hacia la plaza de las Tres Culturas.

Con esas organizaciones, la sección 22 de la CNTE ocupó los huecos que le dejaron diversas secciones magisteriales de entidades como Michoacán, Chiapas, Estado de México, Guerrero y Veracruz, tras el desalojo del pasado viernes.

Uno de los brazos más fuertes de este movimiento no participó en la marcha, por lo que fue notoria la ausencia del secretario general de la sección 9 del Distrito Federal, Francisco Bravo.

La división se hizo más evidente cuando el secretario 22 de Oaxaca, Rubén Núñez, fue increpado por sus propias huestes y el resto de los contingentes luego que se hizo del micrófono en el mitin en la Plaza de las Tres Culturas.

"¿Por cuánto te vendiste, Rubén?", se alcanzó a escuchar entre la multitud. "¡Urgente!" "¡urgente, cambiar al dirigente!", dijo un grupo de maestros y la consigna fue replicada por diversos grupos sociales que incitaban a recuperar la Plaza de la Constitución.

Los reportes de las policías capitalina y federal registraron la disminución de profesores en protesta y un aumento considerable de otros grupos.

De los aproximadamente 6 mil personas que marcharon, "60 por ciento era de organizaciones" y el resto de docentes, dijo el subsecretario de Seguridad Pública del DF, Luis Rosales.

El SME, que participaría con mil agremiados, estuvieron 500 anarquistas pertenecientes al Frente Oriente, un tanto más de la UNAM, los mismos que hace unos meses protagonizaron un paro estudiantil por más de cien días y que se caracterizaron por realizar tomas violentas de los planteles y señalados de pertenecer a Izquierda Democrática Nacional, de René Bejarano y Dolores Padierna.

En la movilización destacaron también grupos de activistas que dijeron ser estudiantes de la UAM Iztapalapa y Azcapotzalco, y de diversos planteles de la UNAM, pero que militan en organizaciones políticas como el Frente Oriente, perteneciente a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oriente, la Unión de la Juventud Revolucionaria de México, el brazo juvenil del Partido Comunista de México con una ideología marxista-leninista, así como el Bloque Rojo de Unidad Juvenil, que aglutina a activistas de los Colegios de Ciencias y Humanidades, autonombrados anticapitalistas.

Durante hora y media mantuvieron bloqueado el Eje Central frente a Tlatelolco, previamente la CNTE había ordenado el retorno al plantón en operación hormiga, pero un par de jóvenes de la Asamblea Emergente de Universitarios, a nombre de la Facultad de Filosofía y Letras, intentaron persuadirlos de marchar hacia el Zócalo, bajo la amenaza de que "si no lo hacen hoy, van a perder credibilidad, porque muchas escuelas hicieron asambleas para apoyarlos".

Ante la insistencia y en ausencia de los dirigentes, los maestros señalaron que solo irían al Zócalo, si los estudiantes encabezaban la movilización.

"No vamos a encabezar nosotros, hacemos la convocatoria para que vayamos, somos acompañantes", respondió un activista y se reunieron por separado en asamblea.

Los docentes se organizaron. La maestra Carmen López, del Comité Ejecutivo de la sección 22, aseguró a las bases que "está tomada la decisión de tomar el Zócalo, pero va a ser en una acción sorpresiva después del jueves", y regresaron al plantón.

A su vez, los activistas se encaminaron a la Plaza de la Constitución; sin embargo, la policía capitalina montó un operativo que cerró todos los accesos al primer cuadro. Ambos contingentes arribaron cerca de las 3 de la tarde a Paseo de la Reforma.

De inmediato, los docentes se dispersaron entre el campamento de Plaza de la República, en tanto los activistas se mantuvieron a la altura de la Torre del Caballito, más tarde una fuerte lluvia dispersó la manifestación.

Avanza el acuerdo

Luego de un encuentro con funcionarios del gobierno de Oaxaca y de la Segob, el secretario general de la Sección 22 de la CNTE, Rubén Núñez, anunció que lograron un acuerdo en el Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca (PTEO), que si es firmado por Gabino Cué los maestros iniciarían el ciclo escolar el próximo lunes.

"Esta es la reforma educativa en Oaxaca", dijo Núñez al detallar que el PTEO engloba tres programas y dos sistemas que se echarán a andar este mismo ciclo escolar, y "finalmente lo que más interesa en este momento es precisamente el financiamiento".

En la reunión de ayer, estuvieron el titular de la Unidad de Enlace Federal y Coordinación con Entidades Federativas, Alejandro Ozuna y funcionarios del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca.

En tanto, el gobierno Oaxaca señaló a través de su vocero, Miguel Ángel Muñoz, que el mandatario no ha firmado este acuerdo y para hacerlo, requerirá ser convocado por la Secretaría de Gobernación, aunque ahora está inmerso en atender la contingencia climática.

FANNY MIRANDA, RODOLFO MONTES Y REDACCIÓN