19 de febrero de 2013 / 12:56 a.m.

Acapulco de Juárez • El magisterio disidente de Guerrero decidió estallar para el 25 de febrero un paro laboral indefinido que estaba programado hasta el mes de abril, la dirigencia asegura que no se afectará el curso escolar de más de un millón de alumnos.

Aunque el acuerdo se estableció el sábado los maestros decidieron dar a conocer la información hasta la mañana del lunes, destacando el hecho de que se trabajó de manera conjunta algunos integrantes de la fracción institucional de la sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Es parte de la lucha contra las reformas laboral y educativa impulsadas por el gobierno federal, las cuales de acuerdo a Gonzalo Juárez Ocampo, secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), lesionan severamente las prestaciones de los trabajadores y ponen en riesgo la prevalencia de sus plazas.

En Guerrero hay casi 10 mil escuelas y más un millón de alumnos cursan su instrucción básica en ellas, la CETEG asegura que los menores no van a sufrir la interrupción de su instrucción escolar.

"Pareciera que con el movimiento vamos a perjudicar a los alumnos, pero esto lo estamos definiendo con los padres de familia, queremos pedirles que tengan por seguro que se terminará el programa de estudios en tiempo y forma”, aseguró Juárez Ocampo.

En el resto del país la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación está organizando paros escalonados, solo en Guerrero los mentores se ausentarán de las aulas de manera indefinida.

Al principio el paro se tenía programado para el mes de abril, pero durante la asamblea del sábado se decidió adelantarlo bajo el argumento de que los maestros tienen la obligación de dar mayor contundencia a la protesta.

La decisión se tomó a pesar de que la titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), Silvia Romero Suárez advirtió que se descontará el salario a los maestros que dejen de impartir clase.

“Esto es una decisión de las bases, nosotros obedecemos los acuerdos que se llegó y también planearemos una acción contundente a nivel nacional”, indicó el secretario general de la CETEG.

El 25 habrá una marcha que iniciará en la salida norte de Chilpancingo, llegará al zócalo y en un mitin se realizará la declaratoria del paro, después se instalará un campamento que todavía no se define si queda ubicado en el Congreso local palacio de gobierno o las oficinas centrales de la SEG.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN