26 de agosto de 2013 / 05:42 p.m.

 

Legisladores y maestros de la CNTE acordaron instalar mesas de trabajo para revisar las 3 leyes secundarias de la reforma educativa y buscar incluir las propuestas de la disidencia.

Sin embargo, amagaron con mantener las movilizaciones y bloqueos en caso de no haber avances en dichas mesas con los legisladores.

""Si no hay un avance, la Coordinadora jamás va a seguir con su activismo, porque si no es a través de mecanismos de presión, no se abren espacios de diálogo"", afirmó Juan José Madrigal de la sección 18 de Michoacán.

Tras una breve reunión de apenas media hora con la Junta de Coordinación Política del Senado, se acordó revisar en una mesa de trabajo las 2 leyes aprobadas y la Ley, explicó Gonzalo Martínez de la sección 22. Los maestros pidieron que las mesas de trabajo no sean solo "una visita al psicólogo".

Plantearon que con base en los acuerdos que se logren con los legisladores entre hoy y mañana, analizarán las "medidas de presión" que realizan en el Distrito Federal, aunque dejaron claro que no renunciarán a las movilizaciones y a mantenerse en estado de alerta para "a través del ejercicio de la presión, ser atendidos".

En conferencia tras el encuentro con los senadores, Rubén Nuñez sostuvo que la CNTE "nunca se ha equivocado" y ahora sale en defensa frente a los poderes Ejecutivo y Legislativo que los han traicionado al no tomar en cuenta sus propuestas sobre la transformación de la educaciónnacional.

Por separado, el petista Manuel Bartlet reveló en que la reunión no se abordó el tema de los bloqueos a las Cámaras del Congreso o lo ocurrido en el aeropuerto en viernes pasado y detalló que por tanto, no se planteó el compromiso del magisterio disidente de que eso ya no ocurrirá.

Los disidentes responsabilizaron al gobierno federal de la situación en la que se encuentra el Distrito Federal, por negarse a tomar en cuenta los resultados de los foros realizados por la CNTE.

— LILIANA PADILLA