AP
30 de marzo de 2017 / 11:32 a.m.

KUALA LUMPUR. — Malasia anunció que permitirá la repatriación de los restos del asesinado medio hermano del líder norcoreano Kim Jong Un, a cambio del regreso de nueve malasios detenidos en Corea del Norte.

Las relaciones entre los dos países se tornaron tensas desde que en febrero fue asesinado Kim Jong Nam, en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

Los países retiraron a sus embajadores y Corea del Norte le impidió la salida del país a nueve malasios. Malasia respondió prohibiéndole la salida a los norcoreanos que estén en su territorio, entre ellos tres sospechosos supuestamente escondidos en la embajada norcoreana.

Tras negociaciones calificadas como "sumamente sensibles", el primer ministro malasio Najib Razak declaró que Corea del Norte había accedido a permitir la salida de los malasios, y que Malasia había aceptado repatriar los restos de Kim. No especificó si el cadáver ya había salido de territorio malasio.

Najib dijo en un comunicado que Malasia también "permitirá la salida de los ciudadanos de Corea del Norte" como parte del acuerdo. No quedaba claro si entre ellos estarían los sospechosos, buscados por la policía y supuestamente escondidos en la embajada norcoreana. Entre ellos están un empleado de la embajada y un empleado de Air Koryo. Otros cuatro norcoreanos salieron del país el día que Kim murió.

"Tras la conclusión de la autopsia del fallecido y al recibir una carta de la familia solicitando que los restos sean enviados de vuelta a Corea del Norte, el forense ha aprobado la salida de los restos", dijo Najib.

La agencia noticiosa oficial norcoreana confirmó el acuerdo, afirmando que ambas partes habían acordado proteger "la seguridad y la integridad" de sus ciudadanos, y que Malasia había accedido a trasladar el acuerpo a "la familia del fallecido" en Corea del Norte.