26 de mayo de 2013 / 02:59 p.m.

Para el ex dirigente panista, el trabajo de Madero carece de fuerza y visión política; el partido está en el sótano, indica.

  

México • El ex dirigente nacional panista Manuel Espino afirmó que detrás del conflicto interno en el PAN “están las manos sucias” del ex presidente Felipe Calderón.

El ahora promotor de Concertación Mexicana dijo que ve al partido en el sótano y que aun están "escarbando" para irse más abajo.

Consideró que es "demasiado tarde" para que la dirigencia quiera quitarse la "camisa de fuerza" que tuvo durante cinco años, sometida al poder gubernamental.

Respecto a Gustavo Madero dijo que "no tiene más apoyo que el de sus cercanísimos colaboradores" y que encabeza una dirigencia "sin fuerza, sin poder y sin visión de la política".

Sobre Calderón, comentó: "Yo creo que no están las manos limpias del presidente, están las manos sucias del ex presidente y está metido de cuerpo entero, que no es muy grandote, pero está de cuerpo entero metido en el asunto del partido, claro".

En la Asamblea de Líderes del Movimiento Volver a Empezar, que autorizó a sus integrantes sumarse, si así lo desean, a la construcción del partido Concertación Mexicana, se hizo un balance sobre de los compromisos asumidos por Enrique Peña como candidato presidencial.

El ex panista explicó que la creación del partido va muy bien y que incluso prevé más que triplicar el número mínimo de 220 mil afiliados que le exige la autoridad electoral para obtener el registro, pues la meta es cerrar el año con al menos 800 mil registros y que en junio iniciarán sus asambleas constitutivas.

Espino pidió al presidente Peña combatir la corrupción de políticos de todos los partidos y reconoció que el actual gobierno está acordando con las fuerzas políticas, dejando atrás la guerra y la discordia del sexenio pasado.

"Los ciudadanos ya estamos hartos, hartos de los Nava, de los Gordillo, de los Yunes, de los Granier, de los Bejarano, de los Moreira, la lista es larga, la lista de esa caterva que no distingue colores ni partidos y menos respeta a la sociedad", expresó.

Lamentó que la sociedad padezca "una herencia maldita que nos legó el anterior sexenio, que cotidianamente nos enluta", aunque reconoció que “ha habido avances en el tema de la corrupción.

Dijo que tras haber sido encubierta, "hoy vemos a la principal cómplice de Calderón, Elba Esther Gordillo, donde tenía que estar".

LARIOS, POR DEBATE INTERNO

El senador panista Héctor Larios hizo un llamado a sus compañeros para cerrar el conflicto por el cambio de coordinación en la Cámara alta, dejar de debatirlo en los medios de comunicación y reunirse para resolverlo al interior de la bancada.

"Lo que debemos hacer es cerrar el capítulo de la exposición. Los problemas que traemos no los vamos a resolver mencionándolos en los medios. Lo que necesitamos es juntarnos todos los miembros de la bancada y discutir las cosas al interior", expresó.

Larios, quien fue de los más nombrados como posible sucesor de Cordero, indicó que dentro del trabajo legislativo deben consensuar entre todos los panistas los temas que trabajarán y hacerlo junto con el partido y los diputados. Precisó que uno de los temas a discutir es la reforma política, ya que la que presentó Cordero junto con el PRD no es del grupo parlamentario panista.

En tanto, el corderista José Rosas Aispuro reiteró que su grupo respetará la decisión de Gustavo Madero, pero reclamó que hasta el momento desconocen la propuesta de trabajo de Jorge Luis Preciado.

LORENA LÓPEZ