AP
26 de octubre de 2016 / 01:32 p.m.

CARACAS. — Con la expectativa de mostrar una vez más su musculatura, la oposición venezolana convocó a protestar en todos los estados del país para rechazar la suspensión del proceso que activaría un referendo para exigir la salida de Nicolás Maduro.

Calificada así por la oposición, la "toma de Venezuela" exige el fin del gobierno socialista.

La confrontación política en el país escaló este lunes después de que la Asamblea votara a favor de iniciar un juicio político al presidente por la supuesta ruptura del orden constitucional.

Oposición venezolana marcha para presionar salida de Nicolás Maduro
Desde siete puntos de Caracas empezaron a exigir la "restitución del hilo constitucional" y la realización del referendo. | FOTO: REUTERS
Oposición venezolana marcha para presionar salida de Nicolás Maduro
FOTO: REUTERS
Oposición venezolana marcha para presionar salida de Nicolás Maduro
FOTO: REUTERS
Oposición venezolana marcha para presionar salida de Nicolás Maduro
FOTO: REUTERS

No obstante, es poco probable que la votación del martes tenga consecuencias legales: aunque ésta será dominada por la oposición, Maduro sigue en control de otras ramas del gobierno, como las Fuerzas Armadas y el Tribunal Supremo, que ya ha declarado ilegítima la Asamblea Nacional.

Al grito de "¡Democracia sí, dictadura no!" y "¡Queremos contarnos ya!, centenares de opositores que portaban banderas venezolanas empezaron a concentrarse este martes por la mañana y desde siete puntos de Caracas empezaron a exigir la "restitución del hilo constitucional" y la realización del referendo.

El Consejo Nacional Electoral —también controlado por el oficialismo— suspendió el proceso de recolección de los cuatro millones de firmas necesarias para activar el referendo bajo el argumento de que acataba órdenes de tribunales penales que detectaron un fraude en una colecta previa. Sin embargo, esta consulta ofrecía la mejor vía para resolver la crisis política y económica de manera pacífica.

Los legisladores de oposición sustentaron la pertinencia del juicio político contra Maduro con el argumento de que el mandatario ha dejado de lado sus tareas y deberes constitucionales. Sin embargo, es poco probable que el proceso concluya de la misma manera que en otros países latinoamericanos como Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff fue destituida de su cargo.

En Venezuela, la Asamblea Nacional sólo pueden reclamar un juicio político, pero la ley establece que el proceso debe ser avalado por la Contraloría y la Fiscalía General. Y más allá de esto, la decisión final recae en el Tribunal Supremo de Justicia, cuyos magistrados nunca han votado en contra de Maduro y son señalados de estar bajo el control del oficialismo.

En declaraciones realizadas durante un mitin este martes, Maduro acusó a los legisladores opositores de comportarse como miembros de un "circo" y de intentar un "golpe parlamentario".
Pese al aumento de la tensión, el gobierno y la oposición acordaron que intentarán dialogar para desactivar la crisis. Está previsto que las conversaciones auspiciadas por el Vaticano y otros gobiernos sudamericanos comiencen el 30 de octubre en la isla caribeña de Margarita.

Maduro, que el lunes tuvo una audiencia privada con el papa Francisco en el Vaticano, dijo que viajará personalmente a la isla para iniciar este acercamiento.